Sony y Microsoft están a punto de abrir las puertas a la PlayStation 5 y Xbox Series X, respectivamente. Sin embargo, por algunos momentos parece que ninguna de las dos compañías está completamente lista para afrontar el reto de la nueva generación. Ahora un reporte de Jeff Grubb, periodista de VentureBeat y una de las fuentes más confiables de la industria en la actualidad, dio a conocer que las tecnologías de la PS5 estarían dificultando el desarrollo de algunos juegos multiplataforma.

De acuerdo a las declaraciones de Grubb en el podcast Basement Radio Arcade, ciertos desarrolladores de terceros (third party) tienen problemas para aprovechar las nuevas tecnologías de la PlayStation 5. Si Sony no ofrece una solución pronta, es posible que algunos títulos multiplataforma tengan un rendimiento visual inferior al de Xbox Series X. Desde luego, es un tema que se podrá comprobar hasta el lanzamiento de ambas plataformas y una primera toma de contacto.

Es importante aclarar que tanto Sony como Microsoft han tomado caminos bastante diferentes en lo que se refiere al potencial técnico. Mientras la PlayStation 5 apostará por la velocidad del SSD y una CPU con frecuencia de reloj variable, la Xbox Series X siguió un camino más tradicional el enfocarse en un incremento de rendimiento significativo tanto en el CPU como en la GPU. Esto se traduce, evidentemente, en que desarrollar para PS5 requiere adaptarse a nuevos conceptos que no estaban presentes en la generación anterior.

SmarShift de AMD, el mayor problema de PS5

Uno de los mayores obstáculos que están encontrando los desarrolladores con la PlayStation 5 tendría que ver con SmartShift, tecnología propietaria de AMD. Como te explicamos hace algunos meses, SmartShift permite transferir potencia del CPU a la GPU para aumentar el rendimiento de la segunda y así mejorar el apartado gráfico. Sin embargo, aparentemente este proceso está resultando ser más complicado de lo esperado. Aunque es una situación que Sony podría resolver asistiendo a los desarrolladores, Grubb señala que por ahora no lo han hecho.

"Al menos en el lanzamiento resultaría problemático, hasta tal punto que empezarías a ver historias en Digital Foundry diciendo 'la versión de PS5 es inferior'. Eso se aclarará con el tiempo, los desarrolladores lo resolverán, Sony lo resolverá y les explicará 'esto es lo que deben hacer', pero tengo entendido que aún no lo están haciendo y ese es el problema", añadió Grubb. Así pues, posiblemente las primeras entregas next gen de FIFA o Call of Duty, por mencionar solo algunos, tendrán un rendimiento visual inferior en la PlayStation 5.

Si has estado atento a los lanzamientos de las consolas de Sony, seguramente esta situación te hizo recordar lo sucedido con la PS3. Crear juegos para esta consola se convirtió en un infierno para los desarrolladores, todo debido al procesador Cell. No obstante, Grubb afirmó a través de su cuenta de Twitter que la situación de PlayStation 5 no tiene nada que ver con la problemática anterior: "SmartShift no es como el procesador Cell".