El calor del verano comienza a estar ya presente a lo largo y ancho de España, e irá en aumento a lo largo de los próximos meses. Con temperaturas cada vez más cálidas, son muchos quienes se ven en la necesidad de encontrar una forma de enfriar el hogar sin aire acondicionado. ¿Cómo? Con enfriadores portátiles, también conocidos como Cold Pot.

El coste de la instalación y uso de este último lo convierte en un bien poco accesible para muchos. Pero hay solución: los Cold Pot o enfriadores son los últimos gadgets para el hogar en triunfar por su gran utilidad y bajo coste a la hora de enfriar estancias.

Cold Pot o enfriadores: así funcionan

El mecanismo bajo los Cold Pot o enfriadores, que permite que estos cumplan con su función de manera efectiva, es simple. En su base se añaden varios litros de agua o cubitos de hielo, que se evaporan y pasan a través de un tubo de aluminio, distribuyéndose por la estancia gracias al propio ventilador.

De esta manera, se consigue refrescar el ambiente durante un largo tiempo sin necesidad de recurrir al aire acondicionado. El resultado se traduce en una disminución de varios grados en la estancia en la que se encuentre. La contrapartida, no obstante, es que su uso prolongado durante varias horas puede provocar una cierta sensación de humead en el ambiente, por lo que no es un terminal pensado para estar todo el día en funcionamiento.

Cold Pot o enfriadores para todos los bolsillos

En la actualidad son varios los Cold Pot o enfriadores a los que uno puede acceder, variando en gran medida su precio.

Los más económicos y competentes comienzan alrededor de los 50 euros, como este de la marca Naixues. Dispone de 4 funciones en 1 (enfría, humidifica, purifica el aire que lo rodea y tiene luz LED en el caso de querer usarlo como lámpara nocturna). Dispone de 3 modos (dormir, oficina y verano) que varían su ruido e intensidad.

Similar al anterior, pero con un diseño diferente, se encuentra este otro de EEIEER por 55,99 €. Cuenta con un número similar de funciones y también con capacidad de funcionar en diferentes modos.

Ascendiendo en calidad, Wiland ofrece uno por 69,99 euros. Este es más grande que los anteriores y, por tanto, aumenta su capacidad de enfriamiento. Dispone de base rotatoria para dirigir el frío alternadamente.

En las gamas más premium se encuentran dispositivos que se sitúan ya en las varias decenas de euros. Klarstein ofrece una propuesta por 179,99 €. Cuenta con una forma de torre, que ayuda a distribuir el aire de manera más eficiente por la estancia, además de girar en su base.

El de IcyAir, por 199,89 euros, ofrece una gran capacidad a cambio de una dimensiones también notables. Con varios modos de funcionamiento, incluye un mando a distancia para efectuar el control remoto del mismo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.