La película surcoreana Virus (Flu), disponible en Netflix, fue una de las tendencias durante los primeros días del confinamiento en España. El COVID-19 vino para cambiar el mundo. Pero no contaba con que las personas aficionadas al cine de terror estuvieran mejor preparadas que el resto, según apunta un nuevo estudio publicado en Evolutionary Studies in Imaginative Culture.

Los seguidores de las películas de terror, sobre todo el que está relacionado con catástrofes, en gran medida han superado mejor la pandemia de coronavirus. O, al menos, eso es lo que afirma este nuevo estudio realizado por Coltan Scrivner, psicólogo de la Universidad de Chicago. Scrivner ha descubierto que las personas que tienen una mayor inclinación hacia estos films pueden tener "una predisposición adaptativa" a "aprender sobre los aspectos peligrosos y repugnantes de una amenaza".

Cine de terror y mente humana

Es decir, que ver qué pasa las películas de terror es prácticamente como vivirlo. "Si es una buena película, te atrae y tomas la perspectiva de los personajes, estás ensayando involuntariamente los escenarios", comentó Scrivner a The Guardian. "Creemos que las personas están aprendiendo indirectamente. Es como si, con la excepción de la escasez de papel higiénico, supieran qué comprar". "Lo has visto cientos de veces en las películas, por lo que no te sorprende tanto", continuó Scrivner.

Scrivner realizó un cuestionario a 125 personas para conocer las películas que habían visto y sus preferencias en el género cinematográfico. Además de cómo se relacionaba esto con el sentimiento de preparación de cada participante durante la pandemia. ¿Su descubrimiento? Que los amantes del cine de terror, sobre todo de las películas que implican el "colapso de la sociedad", usaron el cine para escapar de la realidad. Es decir, que consumieron este tipo de producciones más, como sucedió en España con la película Virus. A la vez, esto les hizo sentir como si hubieran experimentado indirectamente ese tipo de situación. Y, por tanto, como si estuvieran aprendiendo a desenvolverse en ella.

La ciencia está aprovechando la pandemia por COVID-19 para hacer todo tipo de estudios relacionados con la mente humana. No hace mucho supimos que las personas con más inseguridad laboral presentaban, también, más ansiedad. Es decir, el miedo a perder el trabajo les ha hecho el confinamiento mucho más difícil.

Por tanto, a pesar de ser una época dura para la sociedad, también nos está ayudando a entender mejor la mente humana... Pero, ¿serían capaces las películas para prepararnos para otro tipo de apocalipsis? No lo sabemos, pero esperemos que no haga falta averiguarlo.