Tesla despedirá a un empleado que criticó a la empresa por no hacer lo suficiente para proteger a sus trabajadores ante el coronavirus. Según informa The Mercury News, Carlos Gabriel fue notificado por email que el viernes será su último día en la compañía.

La empresa argumentó que Gabriel no ha respondido los correos electrónicos ni mensajes de voz que se le enviaron en los últimos dos meses. El empleado fue de los pocos que decidieron no acudir a trabajar por temor a contagiarse y asegura haber recibido un email de recursos humanos en donde le indicaban que podía permanecer en casa, sin acarrear alguna penalización.

El problema es que la decisión de Tesla se da en un momento clave. Según Gabriel, el correo avisando del término de su contrato se envió un día después de que realizara una protesta afuera de la planta de Fremont. En el mitin, el empleado tenía una pancarta que decía "A Tesla no le importa la vida humana" y habló de los temores de otros trabajadores de contraer COVID-19.

"Al día siguiente, después de una manifestación pública en la que hablé, recibí ese correo electrónico. Me parece una respuesta directa a la manifestación" comentó Gabriel. El empleado de Tesla ofreció los correos enviados a sus supervisores como prueba de su preocupación por el coronavirus. Carlos Gabriel tomó la palabra de Tesla de quedarse a trabajar en casa si se sentía incómodo de volver al trabajo, algo que hizo ver en múltiples ocasiones.

El despido de Gabriel se efectuó un día después que el empleado protesto frente a Fremont

Tesla
Foto: Randy Vazquez

La protesta, efectuada el lunes 15 de junio, reunió a un grupo de trabajadores que exigían a Tesla que divulgara las medidas de seguridad ante la COVID-19. Tras la reapertura de su planta en Fremont, varios empleados dieron positivo por coronavirus.

Varios trabajadores expresaron Hipertextual que había temor de un posible despido por no volver a trabajar. Pese a que Tesla ofreció la opción de quedarse en casa, la realidad es que los empleados dejarían de percibir sus prestaciones por desempleo o su permiso temporal cambiaría a uno no remunerado.

Aunque algunos están contentos por los salarios bajos y las pobres medidas de seguridad, otros — como Carlos Gabriel — dijeron que a Tesla no le preocupan las vidas humanas. Steven Zeltzer, de la Red de Acción Solidaria de los Trabajadores, dijo en el mitin del lunes que "Elon Musk quiere mantener el aumento en las ganancias de la compañía a costa de la seguridad de sus empleados."

Tras el levantamiento del confinamiento, el gobierno de California contrató a 1000 inspectores para garantizar que Tesla y otras compañías del Estado cumplan con la reglamentación para evitar nuevos contagios de coronavirus.