La PlayStation 5 podría convertirse en la consola más exitosa de la próxima generación, según el analista de Ampere Analysis, Piers Harding-Rolls. En un estimado que abarca las ventas de consolas hasta 2024, el especialista asegura que la PS5 duplicará en ventas a la Xbox Series X.

Harding-Rolls piensa que, a pesar de que Microsoft se encuentra en un buen momento, a largo plazo el único ganador será Sony con su PlayStation 5. La consola llegaría a 66 millones de unidades vendidas en 2024, mientras que la Series X alcanzará apenas 37 millones.

La gráfica indica que en 2020 la PS5 vendería 4,6 millones de unidades, mientras que la Xbox Series X se quedará en 3,3 millones. La brecha se amplía considerablemente a partir de 2022 y termina por consolidarse en 2024. El analista dice que los puntos fuertes son el catálogo de exclusivos de Sony y la lealtad de los usuarios a la marca PlayStation, algo "difícil de desmantelar".

Algo que no ocurrirá será una explosión en ventas como en las generaciones anteriores. Mientras que con la PS4 y Xbox One se registraron 157 millones de unidades, con la PS5 y Xbox Series X veríamos apenas 103 millones de unidades combinadas.

"Si bien el mercado sigue siendo sustancial y es probable que sea consistentemente grande al menos durante el próximo ciclo de vida de la consola, lo que se ha demostrado durante la última década es que incluso con recursos significativos invertidos en una creciente adopción a nivel mundial, incluida una entrada más seria en una serie de territorios adicionales, el crecimiento sustancial de las ventas de unidades de hardware para Sony y Microsoft combinados no se ha materializado."

El coronavirus podría afectar el éxito del PlayStation 5 o Xbox Series X

Mando PlayStation 4

Un punto que no toma en cuenta el analista es el efecto de la pandemia del coronavirus en la producción y el bolsillo de los consumidores. Con un precio estimado de entre 450 y 500 dólares, las nuevas consolas no serían tan atractivas en 2020. La desaceleración económica es un factor importante, sobre todo cuando se trata de una inversión de ese calibre.

Es bien sabido que el éxito de una consola depende del catálogo de juegos que ofrezca. Sony tiene una ventaja importante con sus estudios first party, aunque no es determinante. En algún momento de esta generación Microsoft tiró la toalla y comenzó a invertir en su futuro. El resultado son nuevos estudios y un sistema on-demand como Xbox Game Pass que posiciona como el modelo a vencer (o imitar).

Aun así, la clave de esta batalla será el precio. Aquel que ofrezca la consola más barata habrá dado un golpe importante en los primeros años.

Sony mostrará los primeros juegos de la PlayStation 5 en un evento especial que se transmitirá por streaming en unos cuantos minutos.