Estados Unidos aumenta la tensión tras el –ahora extendido– veto a Huawei y declara que la firma se encuentra controlada por el ejército chino. Lo hace en un nuevo documento del Pentágono, donde el Departamento de Defensa norteamericano lista 20 empresas que tendrían al Ejército Popular de Liberación detrás.

Entre las listadas se encuentra también la firma de videovigilancia Hikvision y operadoras de telecomunicaciones como China Mobile. "A medida que la República Popular de China intenta difuminar las líneas entre los sectores civil y militar, 'conocer al proveedor' es fundamental", ha expresado un representante del Pentágono. Postulan este listado como un recurso de ayuda, no sancionador, para ofrecer una visión más clara a gobiernos, empresas y organizaciones de las relaciones de estas firmas con el Partido Comunista chino.

Una inclusión que no resulta del todo inesperada, al menos en el caso de Huawei. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) ya había señalado relaciones de la empresa con el Gobierno chino el pasado año. El listado supone la última acción de Estados Unidos contra un importante núcleo de firmas del país asiático que, presumiblemente, elevará la tensión entre ambos territorios.

Hipertextual ha contactado con Huawei para conocer su postura al respecto, sin recibir respuesta inmediata.

Sin ánimo de acuerdo

La ruptura entre la Administración Trump y China lleva tiempo haciéndose patente. Un hecho que se ha manifestado en acciones contra Huawei de manera repetida a lo largo de los pasados meses con el fin de constreñir al máximo posible el nivel operativo de la firma.

Recientemente, Estados Unidos anunciaba su deseo de dificultar a la tecnológica el acceso a ciertos componentes, como microchips, capitales para la fabricación de sus productos. Una jugada que se suma a las muchas acometidas en contra de la compañía. Actualmente, esta se ve imposibilitada para hacer uso de los servicios de Google (Play Store, YouTube, Gmail, entre otros) en sus terminales.

El Gobierno de China se encontraría preparando las represalias pertinentes contra empresas estadounidenses, que afectarían a diversos sectores. Apple o Boeing podrían ser algunas de las firmas que se vieran perjudicadas por el tira y afloja entre ambas administraciones.