Conocer los factores de riesgo de padecer coronavirus es uno de los puntos más importantes de las investigaciones que se han ido desarrollando desde que comenzó la actual pandemia. La edad elevada y la presencia de patologías como la diabetes o los trastornos cardiovasculares parecen aumentar claramente el riesgo de empeoramientos. ¿Pero qué pasa con los factores “protectores”? ¿Se sabe si existe alguno? En las últimas semanas se ha hablado mucho al respecto, sobre todo después de que varios estudios apuntaran a una curiosa influencia del grupo sanguíneo. No obstante, dadas las evidencias actuales, sería muy osado hacer afirmaciones contundentes al respecto.7

El papel “protector” del grupo sanguíneo 0

Son varios los estudios que han analizado el papel del grupo sanguíneo en la probabilidad de contraer o no el coronavirus. Sin embargo, la noticia ha alcanzado cierta notabilidad tras la publicación de la investigación llevada a cabo por la empresa 23andme.

La principal ocupación de esta compañía es la venta de kits de ADN con los que cualquier usuario puede mandar una muestra que posteriormente se analizará para el estudio de su ascendencia genética.

Detrás de esta tarea hay un equipo de científicos que también elabora trabajos de investigación como este que tanto ha dado que hablar. Y es que, según cuentan en su blog, han reunido información de 750.000 personas, en la que se muestra que las de grupo sanguíneo 0 tienen entre un 9% y un 18% menos de probabilidades de tener resultados positivos para COVID-19. Además, añaden que no parece haber diferencias en el rh, por lo que no importa si se trata de personas 0+ o 0-.

¿Por qué no debemos tomar esto como definitivo?

Para empezar, es importante destacar que toda esta información son datos preliminares de un estudio, aún en marcha, que ha sido publicada en un blog. Como es lógico, esto significa que no ha pasado por ninguno de los pasos necesarios para que una investigación se publique en una revista científica.

Es cierto que ellos mismos mencionan otros estudios con conclusiones similares, uno realizado en China y otro llevado a cabo por científicos españoles e italianos. En ambos se analiza el papel del gen ABO, relacionado con el grupo sanguíneo, en la susceptibilidad o la gravedad del coronavirus. Estos sí que han llegado a publicarse; pero, al menos por el momento, como preimpresiones. Eso significa que aún no han sido revisados por pares y que, por lo tanto, no hay certezas de la solidez de su contenido.

¿Entonces mi grupo sanguíneo me libra del coronavirus o no?

Todo esto no significa necesariamente que lo que afirma 23andme sea mentira, sino que debe tomarse con cautela, a la espera de conclusiones más sólidas. Investigaciones anteriores sí que han encontrado una relación entre el grupo sanguíneo y la gravedad de ciertas infecciones. Esto se debe a que las proteínas implicadas en él pueden actuar como receptores para algunos patógenos.

Por lo tanto, podría ser que haya cierta relación. No obstante, será necesaria más investigación para saber con certeza si puede aplicarse al coronavirus. Además, es importante tener en cuenta que, incluso si fuera verdad, la conclusión real no sería que el grupo sanguíneo 0 proteja del coronavirus.

De hecho, al ser preguntado por este tema recientemente en una de sus ruedas de prensa, el doctor Fernando Simón lo explicó con un ejemplo muy contundente: “Yo soy grupo 0 y me contagié”.

A continuación aclaró que en realidad esa no era más que una respuesta con ánimo de bromear, porque lo cierto es que, si fuera verdad, tener el grupo sanguíneo 0 no significaría que no se vaya a contraer la enfermedad, sino que las probabilidades de hacerlo serían un poco más bajas. Además, hizo referencia a que aún no hay evidencias científicas suficientes de que ni siquiera eso sea cierto.

Esta pandemia nos está sirviendo para ser conscientes de una realidad que ya deberíamos haber asumido antes. Que la ciencia debe seguir unos pasos y que estos no siempre son tan rápidos como nos gustaría. Y, sobre todo, que si no hay suficientes evidencias científicas sobre algo no deberíamos agarrarnos a ello como una verdad absoluta. Por eso, tengas el grupo sanguíneo que tengas, las mascarillas y la distancia siguen siendo tus amigas. Al menos de eso sí tenemos evidencias, aunque no nos gusten.