Verde y rojo, esos son los colores que cruzaron el cielo de varias ciudades españolas durante la madrugada del 17 de junio. La bola de fuego sobrevoló el sur y centro del país, sobre todo la zona de Badajoz. La roca entró en la atmósfera a 54.000 kilómetros por hora. El fenómeno se produjo a las 00:16 horas y gracias a su gran luminosidad se pudo registrar en varios observatorios astronómicos.

"Las imágenes más espectaculares se grabaron desde Sevilla. Allí pareció caer verticalmente con color rojo y verde", ha explicado el doctor José María Madiedo, astrofísico, en su perfil de Twitter. La roca, que procedía de un asteroide, entró a 83 kilómetros de altitud sobre la provincia de Badajoz, después se movió hacia el noroeste y al rato se extinguió a unos 44 kilómetros de la superficie de la Tierra, tal y como ha señalado el astrofísico.

"La roca no era muy grande", ha explicado Madiedo en Cadena Ser. "El rozamiento contra el aire va desgastando la roca", añade. Además, ha asegurado que la bola de fuego llegó a alcanzar los 5.000 ºC. "Si hubiese sido una roca de un tamaño superior podría haber caído al suelo y en ese caso, tendríamos algún meteorito. Para provocar un daño grave tendría que tener un tamaño mucho más grande".

La bola de fuego en Badajoz cruzó el cielo dejando destellos rojos y verdes a su paso. Su gran luminosidad ha permitido que fuera registrado por los detectores del proyecto SMART del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) en los observatorios astronómicos de Sierra Nevada (Granada), Sevilla, La Hita (Toledo), y Huelva. El doctor Madiedo ha sido el encargado de analizar las imágenes de la bola de fuego gracias a SMART, ya que es el responsable de este proyecto.

Pero, ¿qué es SMART? "Los detectores de SMART operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Sur de Europa (SWEMN - Southwestern Europe Meteor Network), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar", ha explicado Madiedo.