Una de las características con las que la Xbox Series X pretenden dar un golpe sobre la mesa es, sin duda, la retrocompatibilidad. Desde su anuncio, Microsoft dejó claro que la consola tendría soporte para los juegos de todas las generaciones de la plataforma. Hoy finalmente han detallado cada una de las novedades que presumirá la susodicha. Y es que la compañía no solo pretende que los jugadores retomen la experiencia del pasado, sino que la sientan mejorada.

Miles de juegos retrocompatibles

En primer lugar, según mencionan, la Xbox Series X tendrá soporte para una extensa biblioteca de juegos antiguos, cumpliendo así con su promesa de ser retrocompatible con la primera Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Por si lo anterior fuera poco, la retrocompatibilidad no solo beneficiará a los títulos, también a los accesorios de hardware. Es decir, productos como los mandos y auriculares funcionarán sin problema en la nueva consola. El objetivo de los de Redmond es que los jugadores puedan conservar aquellos artículos por los que realizaron un gasto en el pasado.

Como jugadores, conocemos la importancia de preservar y respetar nuestro legado de videojuegos. Tus juegos favoritos y franquicias, así como el progreso, logros, amistades y comunidades que has creado a través de los videojuegos deberían evolucionar contigo hacia una nueva generación. Pero eso no es todo, sino que también los accesorios y artículos secundarios deberían avanzar contigo.

En lo que se refiere a los juegos retrocompatibles disponibles, la empresa indica que serán miles. De hecho, han completado más de 100.000 horas de pruebas para cerciorarse que todos funcionan de manera correcta. "Muchos de nosotros en el equipo de Xbox jugamos en Xbox Series X como nuestra consola principal y cambiar entre generaciones no tiene realmente ningún impacto", añaden. Su objetivo es que, para cuando la consola llegue al mercado, se hayan completado hasta 200.000 horas de pruebas.

Apartado gráfico mejorado para juegos antiguos

Sin embargo, el as bajo la manga de Microsoft tiene que ver con las mejoras visuales que recibirán los juegos del pasado. Sí, leíste bien, tu biblioteca dará un salto gráfico cuando los disfrutas en la Xbox Series X. Afirman que esta novedad será posible gracias a la "increíble potencia" de CPU, GPU y SSD. Asimismo, los desarrolladores no tendrán que realizar ningún tipo de ajustes, pues el sistema se encarará de todo el proceso de mejora de forma automática.

Todos los títulos se ejecutan al máximo rendimiento de lo que originalmente se habían diseñado, con un rendimiento mucho más alto que los juegos que se mostraron en la plataforma de lanzamiento original, dando como resultado cuadros por segundo más altos y estables, así como renderizaciones en máxima resolución y calidad visual. Los títulos retrocompatibles también tienen reducciones significativas en los tiempos de carga debido al salto masivo en el rendimiento de nuestra SSD NVME personalizada que impulsa la arquitectura de velocidad de Xbox.

En lo que se refiere a la tasa de fotogramas por segundo, el hardware puede duplicar la cifra original. Un juego que vio la luz con 30 fps ahora evolucionará hasta los 60, o de 60 a 120 fps. ¿Y la resolución? El 4K será el estándar. "El equipo de compatibilidad ha inventado nuevas técnicas para ejecutar aún más títulos con mayores resoluciones y calidad de imagen sin afectar las intenciones artísticas ni la visión de los creadores originales".

Soporte para HRD y Quick Resume

La retrocompatibilidad también ofrecerá otras dos características claves de la consola: el HDR y Quick Resume. Este último te permitirá tener varios títulos abiertos al mismo tiempo y retomarlos exactamente en donde los dejaste, todo de manera instantánea. "Xbox Series X ofrece una nueva e innovadora técnica de reconstrucción HDR que le permite a la plataforma agregar automáticamente soporte HDR a los juegos. Dado que esta técnica es manejada por la plataforma, eso nos permite habilitar la funcionalidad HDR sin impacto alguno en el rendimiento del juego", agregan.

Gracias a lo anterior, un juego como el primer Gears of War tendrá soporte para HDR, por mencionar solo un ejemplo: "También se puede aplicar a Xbox 360 y títulos originales de Xbox desarrollados hace casi 20 años, mucho antes que la funcionalidad HDR existiera". Recuerda que la Xbox Series X verá la luz durante el último trimestre de 2020. Se espera que en los próximos meses se revele su precio y fecha concreta de lanzamiento.