Tesla dio marcha atrás en su pelea contra el condado de Alameda. El fabricante retiró la demanda que interpuso a principios de mayo para forzar la reapertura de su planta en Fremont. Tras un tuit de Elon Musk, Tesla demandó al condado argumentando que no había una base racional para mantener cerradas sus instalaciones.

La querella, interpuesta en un Tribunal de Distrito, decía que las reglas del condado iban en contra de la orden del gobernador de California y violaban la Decimocuarta Enmienda. El gobernador Newsom dio luz verde para reactivar las empresas, aunque dejó la decisión final en manos de las autoridades locales.

Mientras que la fábrica de Tesla en el condado de San Joaquín abrió sus puertas, las autoridades de Alameda no autorizaron la reapertura de la planta en Fremont. Esto generó un disgusto en Musk y compañía, quienes dijeron que no había una base racional para un tratamiento dispar en dos instalaciones vecinas.

Dos días después de interponer la demanda, Elon Musk desafió a las autoridades y reabrió la planta de Fremont. El presidente de Tesla anunció un reinicio de la producción por medio de un tuit y pidió ser el único culpable en caso de un arresto.

Si bien el movimiento de Musk fue bien visto por algunos conservadores, lo cierto es que la planta ya operaba en secreto. Empleados confiaron que fabricaron alrededor de 200 unidades de Model Y y Model 3 el mismo fin de semana en que se interpuso la demanda.

La decisión de Tesla cierra un capítulo de la pelea entre Elon Musk y las autoridades locales. El 18 de mayo se dio luz verde para la reapertura de sus instalaciones y ahora se busca escalar las operaciones a los niveles de antes. A pesar de los temores por un posible contagio, algunos empleados se sienten afortunados de volver a trabajar.

Los sueldos bajos no parecen ser obstáculo, pues algunos dicen que no los motiva el dinero. "Los salarios son bastante bajos, para ser franco, pero es una gran sensación trabajar para Tesla", declara Marco, un empleado de Fremont que entrevistó Hipertextual.