Algunos de los centros de investigación más punteros de Europa han visto, durante la última semana, como sus equipos de cómputo con los que investigan la COVID-19 pasan a apagarse completamente para evitar minar criptomonedas. Varios de los superordenadores hackeados se encuentran en Reino Unido, Alemania o Suiza, aunque no obstante se habla también de un centro en España que podría estar afectado.

Lo contaba Bloomberg el pasado viernes, y desde ZDNet añaden más detalles de esta nueva cadena de ataques sincronizados.

Superordenadores hackeados, y apagados

De acuerdo a las declaraciones de uno de los empleados en estos centros que recoge Bloomberg, "los atacantes querían o bien obtener propiedad intelectual o simplemente frenar los esfuerzos para combatir a la COVID". En ZDNet, sin embargo, apuntan a una posibilidad mucho más concreta y lucrativa a corto plazo: minar la criptodivisa Monero. Se trata, además, una de las más opacas de entre las miles existentes.

Fue el pasado lunes en la Universidad de Edinburgo, que gestiona el supercomputador Archer, en Reino Unido. Este equipo cuenta con nada menos que 118.080 núcleos de procesamiento y está parado desde entonces. Como él, el bwHPC alemán afirmaba el en la misma fecha contar con hasta cinco superordenadores hackeados y actualmente no disponibles en varios centros de alto rendimiento del país.

En el centro de supercomputación suizo es otro de los afectados por este ataque. Entre sus proyectos en marcha cuenta con la reciente adjudicación para combatir la COVID-19, con el equivalente a cientos de millones de horas de cómputo. Entre sus funciones se encuentra el estudio de la pequeña membrana de proteínas del coronavirus.

El investigador alemán Felix von Leitner contaba recientemente en una publicación que, de acuerdo a sus contactos, también podría haber sido atacado uno de los centros de cómputo en Barcelona. Esta ciudad acogerá el MareNostrum 5, uno de los tres superordenadores de próxima financiación en la Unión Europea. Se espera que entre en funcionamiento a finales de año.

Este ataque coordinado todavía sin identificar contrasta con el despliegue reciente de Folding@Home como el mayor supercomputador agregado a nivel global. Cientos de miles de usuarios suman las capacidades de sus equipos para sumar potencia de cálculo para enfrentar al coronavirus y otras enfermedades que dependen del cálculo del plegado de moléculas complejas como las proteínas.

👇 Más en Hipertextual