Desde el 16 de marzo, Madrid vive sin patinetes eléctricos de uso compartido en sus calles. El Ayuntamiento de la Capital obligaba a todas las compañías que operan en la ciudad a retirar el servicio revocando, temporalmente, sus licencias. En el centro de la decisión: las cuestiones de salubridad por la crisis sanitaria del coronavirus.

Para las compañías de patinetes eléctricos era un hachazo a sus cuentas, pero las calles vacías por el obligado confinamiento tampoco eran un buen augurio en lo que a su actividad respecta.

Todo parecía apuntar a que la entrada de la capital en la Fase 0, y la vuelta de Movo en el sector de las motos, significaría la vuelta de los patinetes. Una ligera reactivación de la movilidad en la ciudad y las calles sin tráfico serían suficientes para activar su uso. Especialmente teniendo la experiencia previa de BiciMad que, en solo una semana, triplicó su uso. La diferencia entre los patinetes y las motos compartidas radica en que los primeros sí necesitan de autorización para operar. El resto de servicios de movilidad no.

La realidad es que los permisos seguían atascadas en el Ayuntamiento sin fecha prevista. "No tenemos noticias de ellos", explicaban algunas empresas de patinetes eléctricos a Hipertextual. El Ayuntamiento tampoco daba muchos más datos al respecto: hasta hace unos días no había un plan cerrado para el colectivo. Las tareas del área de Movilidad se empezaban a acumular y los permisos revocados en marzo seguían pendientes sine die.

Ahora, el Ayuntamiento ha hablado para reactivar el servicio. Eso sí, con condiciones. No hay fecha prevista para el regreso oficial de los patinetes eléctricos a Madrid, pero ya se ha comunicado que esta misma semana se aprobará la autorización que lo permite.

Patinetes eléctricos, declaraciones juradas y protocolos de limpieza

Ningún patinete podrá ser usado sin guantes. Las diferentes compañías deben exigir a los usuarios el uso de los mismos antes de activar el vehículo. Además, estarán obligados a informar sobre los protocolos de higiene y distancias de seguridad. El incumplimiento de esta norma será motivo de sanción a cuenta del usuario, según explican a Hipertextual desde el Ayuntamiento de Madrid al entender que es el que ha incumplido la norma.

Dentro de las condiciones impuestas, el Ayuntamiento de Madrid incluye la obligación, a de las empresas propietarias, de desinfectar todos los vehículos. Al menos una vez al día y con las sustancias virucidas aprobadas por el Ministerio de Sanidad.

Esta tarea será llevada a cabo por el propietario directo de los patinetes, el cual deberá presentar una declaración responsable para confirmar que cumple con lo establecido. Sin dicho documento, el Ayuntamiento no devolverá las licencias de operación. En dicho texto se informará sobre la fecha de reactivación, franjas de desinfección y protocolos.

Además, toda tarea de limpieza deberá hacerse en instalaciones privadas y no en áreas públicas. Lo que quiere decir que para su limpieza, todos los patinetes tendrán que ser retirados. Solo si las tareas de higienización se producen varias veces al día se permitirá el uso de la vía pública. Para ello, la empresa deberá acreditar tal actividad.