El lado más creativo de Google suele sacar a la luz ideas extrañamente innovadoras. Una de las ideas más conocidas es el sistema de control por gestos basado en un radar –que años más tarde terminó bautizado como Project Soli e se integró en el Pixel 4–. La más reciente, sin embargo, no tiene nada que ver con lo inalámbrico. De hecho, es justo lo contrario: son cables táctiles que permiten controlar dispositivos sin tocarlos directamente.

La clave está en lo que Google llama "matriz de detección helicoidal" (HSM, por sus siglas en inglés). En el recubrimiento del cable se encuentra una serie de conductores que detectan el contacto con la piel y, además, varios hilos de fibra óptica que emiten luz cuando detectan el contacto con un dedo. En el vídeo publicado por la compañía se puede ver cómo funciona.

El algoritmo desarrollado por Google es la clave

El cable táctil de Google es capaz de identificar diferentes interacciones: toques ligeros, deslizamientos, rotaciones, etc. Para lograrlo, Google ha desarrollado un algoritmo basado en machine learning que se encarga de traducir los gestos en señales digitales. Este ha sido entrenado con un total de 864 ejemplos obtenidos de un grupo de doce personas diferentes. Estas realizaron nueve series de ocho gestos diferentes sobre el cable, lo que generó datos suficientes como para que el algoritmo tenga una precisión del 94%.

Por el momento, este cable táctil de Google no es más que un experimento procedente de los laboratorios de la compañía. No obstante, su implementación en futuros productos podría abrir la puerta a funciones interesantes. Con este cable táctil, por ejemplo, se podría desarrollar un sistema que permita controlar el volumen de la música que suena en los auriculares tocando los cordones de una sudadera.

"Esperamos que nuestro proyecto e-textile inspire a otros para mejorar los objetos físicos con técnicas escalables, mientras se preserva el diseño industrial y la estética", concluye el articulo publicado por la compañía en su blog oficial.