Tesla ha publicado los resultados financieros correspondientes a su primer trimestre fiscal de 2020 y ha conseguido lo que nunca antes: que el primero del año no genere pérdidas. Además, hubiese sido el periodo con más entregas de coches de la historia de la compañía si no hubiese sido por el coronavirus.

El fabricante de vehículos eléctricos ha reportado ingresos de 5.900 millones de dólares durante el trimestre, uno 1.500 millones más que el primer trimestre de 2019 y casi 100 millones de dólares más de lo que Wall Street esperaba. La compañía asegura que está obteniendo, en promedio, una ganancia de 25% en la venta de sus coches.

El beneficio bruto del trimestre se sitúa en 1.234 millones de dólares, 118% más que el primer trimestre de 2019. Pero los números tienen algo de ingeniería fiscal: Tesla ha vendido 354 millones de dólares en créditos regulatorios para emisiones contaminantes.

De hecho Tesla, desde 2012 ha generado más de 1.700 millones de dólares vendiendo este tipo de créditos de emisiones a otros fabricantes de coches dentro de Estados Unidos, incluyendo General Motors y Fiat Chrysler.

Tesla también asegura que cabe la posibilidad de lograr el objetivo de 500.000 coches durante 2020 a pesar del coronavirus, pero va a depender de la fecha en que se vuelva a abrir la fábrica de Fremont, actualmente detenida por las medidas de cuarentena aplicadas en el estado de California.

Los resultados financieros positivos han gustado a la bolsa de valores estadounidense, la acción de Tesla aumentó un 11% después de haber sido publicados.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.