España es el segundo país con más contagiados por coronavirus: hay 140.510 pacientes confirmados que han pasado o están pasando la COVID-19, según los datos anunciados este martes por el Ministerio de Sanidad. Ahora, el país se empieza a plantear trae una idea de China para evitar al máximo los nuevos contagios: las arcas de Noé. Pero, ¿qué son exactamente? ¿Pueden ayudar a contener el brote de SARS-CoV-2?

El concepto de arca de Noé viene de la Biblia, donde se cuenta que Noé salvó a un macho y una hembra de cada especie de animales del diluvio universal. Siguiendo esta idea de un lugar seguro ante una adversidad externa, en China construyeron nuevas instalaciones para que los enfermos pudieran pasar la cuarentena atendidos y sin contagiar a sus familiares o compañeros de vivienda.

Pero la distinción fue más allá de entre los que están enfermos y los que no, como se está haciendo en estos momentos en España. Decidieron hacer una segunda separación entre los pacientes graves y los leves. Todos los pacientes leves pasaban a confinarse en estas arcas de Noé para evitar contagiar a sus familiares.

Pero, además, como los expertos no se ponen de acuerdo en cuánto tiempo más es contagiosa una persona, después de que se diera de alta a los pacientes en China también se les llevaba a estas instalaciones. En el país asiático el periodo en el que los pacientes dados de alta estaban confinados en las arcas era de unos 15 días, pero habrá que esperar a ver qué opinan los expertos que están asesorando al Ejecutivo español sobre el tiempo que deben pasar aquí metidos nuestros enfermos.

Los casos asintomáticos que se detecten también podrán tener acceso a estas instalaciones para evitar la propagación de la enfermedad. Esto se debe a que los pacientes infectados pero sin síntomas son los que más podrían estar contribuyendo a dispersar el coronavirus, de ahí la importancia de tenerlos también aislados.

En España esperan poner en uso diferentes instalaciones con este fin en un breve periodo de tiempo, para todos los enfermos leves que no puedan pasar la enfermedad en su casa. Las comunidades autónomas tienen hasta este miércoles 8 de abril para informar de qué instalaciones ponen al servicio del Gobierno para que estos enfermos pasen allí la cuarentena.

En la Comunidad de Madrid, que ya cuenta con dos pabellones del IFEMA a disposición de los enfermos, se podría habilitar otra zona más dedicada a las personas trasladadas a las arcas de Noé.

Las arcas de Noé son una forma de prevenir que la segunda ola, es decir, los nuevos contagios que podrían producirse al volver a la normalidad, sean tan altos como los que estamos viviendo en la actualidad. Es decir, esta medida busca evitar que se produzca la saturación de los hospitales y las UCI en un futuro a medio plazo.