Esta mañana amanecíamos con la noticia de que Facebook había invertido 5.700 millones de dólares en Jio, la mayor operadora de India. Solo es una participación del 9,99% del total del accionariado de la compañía, pero eso les convierte en el mayor accionista hasta la fecha.

A primera vista, la inversión por parte de Facebook en el conglomerado tiene todo el sentido del mundo. India es uno de los países más importantes para los intereses a futuro de Zuckerberg.

Además de contar con 350 millones de usuarios en India solo para Facebook, la realidad es que su otra compañía, WhatsApp, es la reina de la mensajería en el país. De hecho, es la región con mayor número de usuarios en el mundo. Un total de 400 millones. Ni si quiera el crecimiento de otras plataformas de moda, como Tik Tok, ha mermado la fuerza de Facebook en India.

Con estas cifras, el interés de Facebook para establecer sistemas de conexión a internet alcanzan unas dimensiones mucho mayores. Ya desde 2016, la red social ha mostrado su interés por el apoyo a redes de conexión gratuitas para regiones bajo el proyecto Free Basic. Siempre en el ojo de la polémica, este movimiento se entendió por muchos como una forma de lograr nuevos usuarios a su red por la vía de un acto benéfico.

Polémicas a un lado, Zuckerberg ya tiene a los usuarios Indios en el bolsillo y ahora sus intereses apuntan algo más alto. Durante la última campaña electoral de Estados Unidos, medios de medio mundo, jugaron con la posibilidad de que el propio Zuckerberg ya estaba preparando su camino hacía la carrera electoral de futuros comicios; un cambio en su estrategia de comunicación, anteriormente de puertas hacia dentro viraba a un personaje encantado de conocer a políticos y personalidades, además de crear su propia sociedad benéfica. No era una locura, otro empresario bien conocido, Donald Trump, había logrado su objetivo meses antes.

El tiempo dirá si Zuckerberg algún día se posiciona en la Casa Blanca –el mundo aún tiene que olvidar las polémicas asociadas a las filtraciones y compra de publicidad falsa en Facebook–, pero su estrategia de estar cerca de los políticos del mundo sigue bien activa . Además de las potentes cifras de Facebook en India, su relación con Jio va un paso más allá en el negocio.

La operadora es propiedad del conglomerado de empresas Reliance Industries con intereses comerciales en el sector de la energía, comercio, textil o petroquímicos. A pesar de que Jio es su mayor compañía, con 388 millones de clientes en el país, el poder del grupo va un paso más allá. Controlando los precios de la industria de las telecomunicaciones, siempre a la baja con agresivas ofertas que obligan a sus competidores a revisar todas sus métricas según explicaba Techcrunch. La apuesta de Facebook es, además, un apoyo ante la llegada de ByteDance (Tik Tok) de China –un potente competidor que quiere hacer suyo el segundo mercado de internet más grande del mundo–. Ni que decir tiene que para Jio también supone un interés de gran importancia: Facebook, junto a Google, controla el mercado indio digital.

Esta inversión marca, además, el "compromiso con la India", y una nueva forma de crear "nuevas formas para que las empresas y personas operen de una manera más eficaz", explicaban en un comunicado. Pero también es un acercamiento a los grandes poderes de India. Jio es propiedad de Mukesh Ambani, el hombre más rico del país y uno de los aliados más cercanos del primer ministro indio Narendra Modi.

De hecho, la red social y todas sus filiales (entre las que se encuentra la inversión en Meesho y Unacademy) han sido vigiladas de cerca por el gobierno de Modi. Un acercamiento supondría una relajación del escrutinio a la compañía norteamericana y una entrada en la agenda política de Modi que, entre otras cuestiones, pretende crear 'Digital India': un sistema que permita aumentar negocios en el país a través de las redes enfocado a las pequeñas y medianas empresas. Un sector en el que WhatsApp lleva tiempo queriendo entrar, pero que se le sigue resistiendo por la falta de los permisos necesarios en India.