El presidente Donald Trump ha tomado una dura medida sin precedentes para intentar contener el coronavirus: suspende todos los vuelos hacia Estados Unidos provenientes de Europa a partir del viernes, con excepción de Reino Unido.

En un mensaje desde la Oficina Oval de la Casa Blanca, Trump calificó al coronavirus como una "infección horrible" y que aseguró que anunciará más medidas de emergencia para ofrecer soporte financiero a personas que se enfermen o necesitan estar en cuarentena.

La medida entra en efecto a partir del viernes por la noche y tendrá un efecto profundo en la industria de la aviación, especialmente aquellas aerolíneas que operan vuelos desde Europa hacia diferentes destinos en Estados Unidos.

El cierre de fronteras de Estados Unidos a vuelos de Europa durará 30 días. Es la primera vez que Trump reconoce la gravedad de la enfermedad y cambia su estrategia de "no pasa nada" que ha ejercido desde hace días. Coincide con que la OMS declarase al coronavirus como una pandemia.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos ha publicado detalles de la medida que tendrá efecto a partir del viernes 13 por la noche.

En el comunicado explican que cualquier persona que ha estado los últimos 14 días en alguno de los siguientes países, no podrá entrar a Estados Unidos:

  • Austria
  • Bélgica
  • República Checa
  • Dinamarca
  • Estonia
  • Finlandia
  • Francia
  • Alemania
  • Grecia
  • Hungría
  • Islandia
  • Italia
  • Letonia
  • Liechtenstein
  • Lituania
  • Malta
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Portugal
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • España
  • Suecia
  • Suiza

No aplica a residentes permanentes y familia inmediata de estadounidenses.