Estados Unidos, el primer país fuera de Asia en el que se detectó un caso de coronavirus tras el brote iniciado en la ciudad china de Wuhan, ha pasado un largo periodo de tiempo con unas cifras que ascendían lentamente, mientras Europa se llenaba de nuevos casos a una velocidad vertiginosa. Sin embargo, este fin de semana ha experimentado un súbito aumento que ha colocado a esta nación norteamericana como la tercera con más infectados, después de China e Italia.

Esto es algo que ya se podía predecir a través de numerosos modelos matemáticos, pero también mediante aplicaciones mucho más innovadoras, como un mapa elaborado a partir de termómetros inteligentes. Es una herramienta desarrollada por la compañía estadounidense Health Weather, con la que se puede mapear la temperatura de las personas del país dispuestas a participar adquiriendo el dispositivo en cuestión. Gracias a esto, es posible identificar dónde se encuentran los puntos calientes incluso antes de que se realicen los test de Covid-19.

Nuevas tecnologías para seguir la pista al virus

Estos termómetros inteligentes son dispositivos conectados a un teléfono móvil, de modo que el usuario pueda guardar en ellos información sobre su temperatura y sus síntomas.

Además, si este da el permiso pertinente, estos datos pueden servir para mapear a través del GPS cómo se expande una enfermedad concreta.

En este caso, la empresa ha utilizado la información facilitada por sus usuarios para hacer un seguimiento de los síntomas del coronavirus de Wuhan. Establece como fiebre una temperatura superior a los 100ºF (unos 37’8ºC), pues es lo establecido por el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades en el marco de los síntomas de las enfermedades similares a la gripe.

No es una aplicación nueva. Ya se ha usado anteriormente y ha conseguido predecir las tasas de virus Influenza (el de la gripe) en las diferentes regiones del país con una tasa de correlación muy elevada. Actualmente, el mapa muestra zonas en las que las temperaturas y sintomatología reportadas cuadran con las predicciones de la gripe. Sin embargo, existen otras regiones en las que se pueden observar anomalías. Es, por ejemplo, el caso de Brooklyn, donde se ve un aumento de los casos de fiebre y signos de enfermedad respiratorios que cuadra con el pico de coronavirus que ya se ha reportado en la zona.

También se detecta uno de estos picos en Florida; donde, según el médico de urgencias Kit Delgado, cuadra que se haya dado un repunte de coronavirus, ya que los meses de febrero y marzo son temporada alta por la llegada de una gran afluencia de turistas, procedentes de todo el mundo. Viajeros y grandes multitudes son dos de los ingredientes esenciales para la expansión de este virus, por lo que todo encaja.

En un país en el que el acceso a la sanidad tiene un coste elevado, este tipo de herramientas pueden ayudar a hacer un seguimiento más exhaustivo de la situación del SARS-CoV-2 dentro de sus fronteras. Cualquier ayuda es poca en una situación como la que estamos viviendo en todo el mundo.

👇 Más en Hipertextual