kingdom segunda temporada netflix crítica
– Mar 17, 2020, 10:01 (CET)

‘Kingdom’, segunda temporada: llevando al límite el ataque de los zombis

Vuelve el apocalipsis zombi en la Corea medieval de Netflix, y lo hace con la intención de no dejar casi títere con cabeza.

Sabíamos que la segunda temporada de la Kingdom (Kim Seong-hoon, desde 2019), el apocalipsis zombi a la surcoreana de Netflix, se iba a estrenar este mes; y que haya coincidido con la crisis por la pandemia del famoso coronavirus es solo una curiosa casualidad. Por fortuna, el covid-19 no transforma a las personas infectadas en muertos vivientes que corren como si les llevase el diablo a devorar a otros, igual que en la fórmula elegida por Kim Eun-hee y Yang Kyung-Il para el cómic web en el que se basa esta ficción televisiva. Pero eso parece que tampoco deja mucho más tranquilos a los acaparadores de papel higiénico.

El prólogo de la temporada nueva dista mucho de resultar lo espeluznante que fue el de la anterior, y le basta con persistir en el tono de solemne inquietud que la preside en casi todo momento, acentuado por la ambientación oriental de época. Y continúa con el cliffhanger en el que se había quedado el ciclo precedente, también de seis episodios, sin dar tregua alguna en medio del horror, el pánico y hasta el sacrificio, con una cámara lenta que amplía la percepción y las sensaciones que nos ocasiona todo ello porque extiende los instantes de épica terrorífica en la lucha por la supervivencia.

kingdom segunda temporada netflix crítica
Netflix

Hay incluso inesperados alardes de reverse motion, que en una serie así traen a la memoria Dead Island (Stuart Aitken, 2011), el cortometraje de animación sobre el videojuego homónimo. Y difícil es no relacionar en un santiamén la sorpresa terrible que nos descerrajaron en el cierre de la temporada uno con el lema de los Stark en Juego de tronos (David Benioff y D.B. Weiss, 2011-2019) y lo que significa. Y, si la propia narración no puede perder el tiempo para desarrollarse con sus desventuras a la mitad porque los episodios son escasos, los giros significativos no tardan en producirse durante la temporada dos.

Ya se dijo que la gran diferencia entre este relato de zombis y muchos otros radica en que los enfrentamientos brutales por el poder no ocurren simplemente en el contexto del apocalipsis, sino que los mismos están vinculados con él, y la estrategia de los rivales utiliza sus elementos en beneficio propio desde su mismísimo estallido. De esta forma, la cohesión de la intriga se muestra muy aventajada en Kingdom respecto a la de la ilustre The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010) o de Fear the Walking Dead (Dave Erickson y Robert Kirkman, desde 2015), su primer spin-off.

kingdom segunda temporada netflix crítica
Netflix

Tal circunstancia se ve con suma claridad en los virajes del conflicto; sobre todo, durante la segunda temporada. Sin embargo, esta cohesión, valiosa en tanto que nos brinda algo distinto en este subgénero trillado hasta extremos estomagantes, no asegura en absoluto que la fuerza dramática acabe siendo tan perceptible como en las series de la AMC. Y, por lo tanto, nuestra empatía hacia sus personajes, con el príncipe Chang (Ju Ji-Hoon) a la cabeza, no puede aspirar a los niveles que ha alcanzado The Walking Dead en sus buenos tiempos, o Fear the Walking Dead en los dos últimas y mejores temporadas.

A pesar de este inconveniente, la conclusión del episodio 2x03 y su montaje paralelo, así como el inicio del interesante 2x04 y su oportuno flashback, no se desenvuelven nada mal en lo emotivo. Y no cabe duda de que la pelea dinástica se revela más jugosa que la amenaza zombi, la cual además al principio de la temporada dos se siente menos apocalíptica que en la primera por la doctora Seo-bi (Doona Bae). Pero pocas veces hemos visto a estas historias tan al límite como en el 2x06, cuyo plano secuencia no pasa desapercibido y cuya escena final nos deja pasmados y con ganas de disponer pronto de la temporada siguiente.