Apple podría experimentar problemas de cara al lanzamiento del iPhone 12. El relevo de los smartphones de la firma, que este año llegaría con cuatro nuevos terminales, se encontraría en apuros para conseguir su llegada a las tiendas en el mes de septiembre, como acostumbra a hacer la empresa.

Aunque las informaciones han sido mixtas durante los últimos días como consecuencia de la incertidumbre achacable al coronavirus (COVID-19), una constante parece tomar forma: diferentes factores impedirán que la tecnológica de Cupertino cumpla estrictamente con sus plazos autoimpuestos. De esta forma, el iPhone 12 y iPhone 12 Pro podrían quedar relegados a octubre o noviembre.

Disney Plus

Así lo revela, por un lado, el youtuber Jon Prosser, quien ha aportado información certera en el pasado reciente en lo relativo a la firma californiana. A través de un tweet publicado en su perfil, asegura que las cadenas de producción están mejorando el ritmo –no en vano, China comienza a recuperar su actividad tras varias semanas a medio gas por la mencionada enfermedad–, pero que eso no evitaría un retraso en el lanzamiento del nuevo iPhone debido a que los ejecutivos de Apple no han podido viajar a al país asiático tras las últimas restricciones de movimiento. A la postre, esto habría impedido concluir los pasos finales del prototipado de los terminales necesario antes de entrar a producción.

En sintonía con lo afirmado por Prosser, el analista de J.P. Morgan Gokul Hariharan también opina que el iPhone 12 no llegará a las estanterías de las tiendas en septiembre, sino "1 o 2 meses más tarde". Tal y como recoge Apple Insider, los test de producción están programados para acontecer más tarde que en años anteriores, lo que derivaría en una producción final también tardía.

Cuatro nuevos iPhone, a la espera del iPhone 9

El de este año se espera que sea un lanzamiento especialmente interesante por la cantidad de novedades que aglutinará, con Apple preparándose, según las últimas informaciones, para revelar cuatro nuevos terminales. Estos cambiarían el diseño y componentes clave, ofreciendo aire fresco tanto para la línea estándar como para la que lleva Pro por apellido.

Quedaría su línea de dispositivos compuesta de la siguiente manera: dos iPhone 12 (relevos del actual iPhone 11), de 5,4 y 6,1 pulgadas, que implementarían pantalla OLED por vez primera; y dos iPhone 12 Pro, de 6,1 y 6,7 pulgadas de pantalla, que añadirían un sensor ToF 3D a su actual triple cámara.

A estos hay que añadir un rumoreado iPhone 9, la renovación del terminal más económico de la casa, que apuntaba a llegar en primavera, pero cuya temporalidad ha quedado también en el aire como consecuencia del coronavirus.

👇 Más en Hipertextual