Una de las medidas que el Gobierno de España ha incluido en el Real Decreto del estado de alarma por el coronavirus tiene que ver con las operadoras, y en especial, con uno de los servicios que hasta ahora se venían prestando con normalidad y que tienen que ver con el cambio comercial de los consumidores, es decir, con las portabilidades.

En este sentido, el Gobierno ha prohibido expresamente la posibilidad de que los usuarios puedan cambiar de operadora mientras dure la crisis del coronavirus, y mientras esté vigente el estado de alarma, que tras su aprobación durante 15 días, se espera que sea prorrogado durante un mes.

De esta forma, el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 expone en su artículo 20, tras la obligación a las operadoras de telecomunicaciones de mantener y garantizar la prestación de los elementos que integran el servicio universal de telecomunicaciones, la prohibición de realizar portabilidades, con la excepción de aquellas que estuvieran en curso cuando se puso en marcha el estado de alarma:

Mientras esté en vigor el estado de alarma, no se realizarán por los proveedores de servicios de comunicaciones electrónicas campañas comerciales extraordinarias de contratación de servicios de comunicaciones electrónicas que requieran la portabilidad de numeración, en la medida que puede incrementar la necesidad de los usuarios de desplazarse físicamente a centros de atención presencial a clientes o de realizar intervenciones físicas en los domicilios de los clientes para mantener la continuidad en los servicios.

Con este mismo fin, mientras esté en vigor el estado de alarma, se suspenderán todas las operaciones de portabilidad de numeración fija y móvil que no estén en curso, excepto en casos excepcionales de fuerza mayor.

Tal como expone el Real Decreto, uno de los motivos de esta prohibición tiene que ver con la necesidad de que, en caso de portabilidad fija, un técnico tiene que desplazarse a domicilio, lo que puede suponer un riesgo para su salud y para las del domicilio, así como garantizar la continua prestación de las telecomunicaciones en un momento, el de aislamiento, que son más necesarias que nunca.

👇 Más en Hipertextual