China anunció el cierre de sus fronteras a viajeros extranjeros a partir de este viernes con el fin de evitar más contagios de coronavirus. El país asiático suspenderá las visas de entrada a extranjeros como una medida provisional para que el país no importe casos de COVID-19 de otras regiones del mundo.

De acuerdo con un comunicado de prensa emitido por el Ministro de Relaciones Exteriores de China, esta es una medida que el país debe tomar para responder a la situación epidémica actual, con referencia a la práctica de muchos países. El veto no contempla a extranjeros que lleguen a través de Hong Kong y Macao con permisos de entrada de corta duración.

El gobierno no dejó claro cuánto tiempo estará vigente esta medida.

China se mantendrá en estrecho contacto con todas las partes y manejará adecuadamente los intercambios de personal con el resto del mundo en circunstancias especiales. Las medidas mencionadas se ajustarán a la luz de la evolución de la situación y se anunciarán en consecuencia.

Con 223 casos nuevos de coronavirus en la semana, China vuelve a retomar el ritmo luego de semanas intensas con cuarentenas masivas y la construcción en tiempo récord de hospitales para tratar la epidemia en Wuhan. La situación se ha invertido y ahora son Europa y Estados Unidos quienes experimentan un aumento considerable en la cifra de contagios.

China ha criticado fuertemente el modo como otros países han abordado la pandemia. Hace unos días, el presidente de la Cruz Roja China, Sun Shuopeng, advirtió a Italia que no estaba haciendo lo suficiente para frenar los contagios y exhortó al gobierno de Giuseppe Conte a detener por completo todas las actividades económicas y el movimiento de personas.

En una conferencia de prensa llevada a cabo en Milán, Shuopeng dijo que lo que Italia estaba experimentando en la región de Lombardía era similar a lo que ocurrió en Wuhan dos meses atrás. Si bien el gobierno italiano implementó medidas estrictas de circulación en todo el país, el no frenar por completo el flujo de personas ha sido razón para que los contagios se disparen, según el responsable de la Cruz Roja China.

Actualmente existen 472.790 personas infectadas a nivel global, con 21.313 fallecidos y 114.911 personas que se han curado. España tiene 49.515 positivos, 3.647 muertos y 5.367 curados, mientras que México tiene 475 positivos y 6 defunciones al momento en que se redacta esta nota.