La competencia entre Nintendo, Sony y Microsoft ha prevalecido durante 3 largas generaciones, y está a punto de extenderse en otra más a finales de 2020. Sin embargo, en los últimos años la industria ha cambiado demasiado, principalmente por la llegada de una nueva propuesta: los juegos en streaming. Esto ha generado que otras potencias tecnológicas, cuya intervención era improbable en el pasado, entren de lleno al mundo de los videojuegos.

Google, por ejemplo, lanzó Stadia el año pasado con la esperanza de convertirse en el referente de las plataformas de videojuegos en streaming. Amazon, por su parte, todavía no tiene un servicio activo, pero es un secreto a voces que ya se encuentran trabajando en su propia propuesta. Desde luego, la entrada de estas empresas ha cambiado por completo la batalla. Tal ha sido el cambio, que en Xbox están apuntando sus mejores armas hacia los nuevos competidores, no a Sony ni a Nintendo.

Así lo piensa Phil Spencer, máximo responsable de la división Xbox, quien declaró lo siguiente en una entrevista con Protocol: "Cuando hablamos de Nintendo y Sony, los respetamos mucho, pero vemos a Amazon y Google como los principales competidores en el futuro. Eso no es faltarle al respeto a Nintendo y Sony, pero las compañías de juegos tradicionales están algo fuera de lugar".

El ejecutivo considera que Sony y Nintendo podrían intentar "recrear" la tecnología de Azure, pero es algo que conlleva demasiado tiempo y una inversión multimillonaria. No hay que olvidar, además, que Sony ya cuenta con su propio servicio desde hace años, PlayStation Now; no obstante, no cuentan con una infraestructura tan robusta como la mencionada Azure, Google Cloud y Amazon Web Services.

Para concluir, Spencer señaló que el objetivo no es enfocarse en el número de consolas vendidas, sino en llevar los videojuegos al máximo número de personas posible: "No quiero estar peleando por formatos con estos tipos, mientras Amazon y Google están enfocándose en cómo llevar los videojuegos a 7.000 millones de personas alrededor del mundo. Al final, esa es la meta".