Samsung, ante la oportunidad de comercializar el primer smartphone plegable del mercado, apresuró el lanzamiento del Galaxy Fold, un terminal que se encontró con un camino infestado de dificultades debido a los fallos de su hardware. Sin embargo, la compañía decidió dejar ese fracaso en el pasado, pero sin rendirse ante un futuro que todavía tenía lugar para un nuevo intento. Hoy, después de una ola de filtraciones, finalmente han presentado su apuesta definitiva por los teléfonos plegables, el Galaxy Z Flip. Estará disponible en España a partir del 14 de febrero por 1.500 euros (28 de febrero en México por $32,999).

Evidentemente, nos proponen un cambio radical respecto a lo que vimos en el Fold el año anterior, pues han incorporado un sistema de apertura de tipo concha que Motorola también impulsó en el Razr. Samsung ha dejado a un lado los experimentos y en su lugar ha retomado lo que dominan tan bien desde hace varios años: la experiencia de los smartphones tradicionales a través del formato vertical.

Y es que cuando el Galaxy Z Flip se encuentra abierto luce como el móvil que llevas en tu bolsillo. Ahora se trata de aprovechar lo que ya funciona bien, pero integrándole una tecnología que trae consigo diversos beneficios. Repasamos a continuación todas sus características.

Tamaño y peso

De acuerdo a los datos proporcionados por la empresa, el Galaxy Z Flip mide 73.6 milímetros de largo, 87.4 de alto y 17.3 de ancho cuando está cerrado. Una vez abierto, sus medidas pasarán a 73.6 x 167.3 x 7.2mm. Su peso es de 183 gramos.

Pantalla

El Galaxy Z Flip, pese a no igualar la calidad de los paneles de la familia S20, integra una pantalla plegable Dynamic AMOLED de 6,7 pulgadas con resolución Full HD+ (2636 x 1080), 425ppp y formato 21.9:9 —cuando está abierto—; desafortunadamente la tasa de refresco no será de 120 Hz como en los S20. En la parte superior se observan la perforación central que da espacio a la cámara frontal. Esta última la detallaremos más adelante.

Presume, además, un recubrimiento de cristal (UTG) delgado, flexible y resistente para aumentar la durabilidad; fue patentado por Samsung. A priori, esto debería hacer olvidar los problemas en el Galaxy Fold, cuya capa de plástico resultó ser un completo dolor de cabeza para el fabricante. Uno de sus principales atractivos, y en los que Google ha colaborado directamente, será el "Modo Flex", mismo que permitirá tener el teléfono abierto en un ángulo ligeramente superior a los 90 grados; la mitad de la pantalla mostrará la vista principal de una aplicación, mientras que la otra ofrecerá acceso a funciones adicionales de la misma.

Samsung trabajó en estrecha colaboración con Google para diseñar una interfaz de usuario con modo Flex, que brinda una experiencia de usuario personalizada para el exclusivo factor de forma plegable frontal de Galaxy Z Flip. Ahora es posible ver y navegar fácilmente en YouTube, mientras se transmite contenido en la parte superior y se buscan otros videos, se leen descripciones y se escriben comentarios en la parte inferior.

Adicionalmente, en la cubierta se ubica una pequeña pantalla de 1.1“ Super AMOLED con resolución de 300 x 112 píxeles y 303ppp. Será aprovechada por el sistema operativo para mostrar información básica como la hora, el clima e incluso las llamadas entrantes y otras notificaciones.

Una de las mayores incógnitas era la bisagra. Samsung la ha bautizado como Hideaway, y la describe como "una obra de arte de ingeniería que garantiza que cada pliegue y despliegue sea suave y estable. El sistema de bisagras Hideaway también integra la nueva tecnología de barrido de Samsung, que utiliza fibras de nylon para repeler la suciedad y el polvo", agregan.

Procesador, memoria RAM y almacenamiento

En el interior del dispositivo se encuentra un procesador Snapdragon 855+, una de las últimas propuestas de Qualcomm para la gama alta. Por su parte, la memoria RAM alcanza los 8 GB, mientras que el almacenamiento interno se queda en los nada despreciables 256 GB. Este abrazará el estándar UFS 3.0, lo cual se verá reflejado en una mayor velocidad de lectura y escritura.

Cámaras

El apartado fotográfico del Z Flip, aunque no es su principal fuerte, integra los sensores suficientes para realizar capturas de buena calidad. En la región frontal se incorpora un sensor de 10 megapíxeles (f/2.4) para las selfies y videoconferencias. La parte trasera se queda en una configuración de dos cámaras con sensores principal y gran angular de 12 megapíxeles (aperturas f/1,89 y f/2,2, respectivamente).

Batería, biometría y conectividad

El Galaxy Z Flip tiene una batería de 3.300 mAh —dividida en cada costado del móvil— con capacidad de carga rápida de hasta 15 W y, como casi toda la industria, ofrece soporte para carga inalámbrica mediante el estándar Qi.

Cabe señalar que, debido al diseño del terminal, Samsung se vio obligado a colocar el sensor de huellas dactilares en la parte lateral. Además, por el momento no ha sido posible ofrecer el lector de huellas ultrasónico en un panel plegable.

En cuanto a conectividad, el teléfono presume Bluetooth 5.0, 4G LTE, NFC, Wi-Fi 6 y aun puerto USB Tipo C. Eso sí, siguió los pasos de los Galaxy S20 al prescindir del puerto Jack de 3,5 milímetros para conectar auriculares.

Samsung Galaxy Z Flip
Procesador Snapdragon 855+
Memoria RAM 8 GB
Almacenamiento 256 GB UFS 3.0
Pantalla Dynamic AMOLED de 6,7 pulgadas con resolución Full HD+ (2636 x 1080) y 425 ppp
Pantalla en la cubierta Super AMOLED Display de 1,1 pulgadas con resolución de 300 x 112 y 303 ppp
Cámara frontal Sensor de 10 megapíxeles con apertura f/2.4
Cámara principal Sensor de 12 megapíxeles con apertura f/1,8
Cámara gran angular Sensor de 12 megapíxeles con apertura f/2,2
Batería 3.300 mAh
Biometría Lector de huellas dactilares en el lateral
Conectividad Bluetooth 5.0, 4G LTE, USB Tipo C, NFC y Wi-Fi 6
Colores Mirror Purple (morado) y Mirror Black (negro)
Precio 1.500 euros en España y 32,999 en México
Disponibilidad 14 de febrero en España y 28 del mismo mes en México