Ford tiene una amplia experiencia diseñando coches deportivos. Desde el icónico Mustang hasta el admirado por muchos Ford Probe. Sin embargo, hubo un deportivo que se ganó el corazón de muchos. En primer lugar por su bonito diseño, un rendimiento sobresaliente en pista y, sobre todo, por resultar uno de los coches más asequibles en este segmento. Estamos hablando del Ford Puma que, durante los años 1997 a 2001, se dejó ver por todo el mundo.

Ahora, casi 20 años después, Ford ha lanzado una nueva versión de su mítico vehículo, adaptado a los tiempos que corren pero sin dejar de lado ese aire deportivo. El resultado es un vehículo que, tras cambiar su estética de vehículo coupé a crossover, ha ganado espacio y en eficiencia de la mano de los motores EcoBoost de Ford y su tecnología híbrida enchufable. En Hipertextual hemos tenido la ocasión de subirnos en el nuevo Ford Puma y aquí están nuestras conclusiones.

Un SUV ecológico

Los SUV son los vehículos de moda. Casi todos los fabricantes, incluso los más especializados en modelos deportivos, han sacado modelos de grandes dimensiones que reúnen dos aspectos que demandan un gran número de usuarios: espacio y deportividad.

Ford no ha sido diferente y ya tiene modelos como el Kuga o el Edge. Sin embargo, vehículos de gran tamaño suelen estar asociados a alta contaminación por la necesidad de dotarlo de poderosos motores de combustión.

Hace unos meses, Ford anunció que en su hoja de ruta para los próximos año estaba la inclusión de más motores eléctricos e híbridos dentro de su portfolio. Aunque el Ford Puma se comercializará con motor de combustión, también habrá dos opciones de híbridos pagando un extra de 300 euros para la versión de 125CV.

Si levantamos su capó, podemos observar la perfecta convivencia de la tecnología EcoBoost Hybrid de 48 voltios con un generador/arranque por correa de 11,5 kW integrado (BISG). En la parte de combustión tenemos al ya conocido motor EcoBoost de un litro de Ford, con tres cilindros y con posibilidad de entregar o 125 o 155CV, según la versión que compremos.

El funcionamiento de ambos motores se lleva a cabo de la mano del sistema híbrido inteligente y autorregulado, que monitoriza continuamente el uso del vehículo para determinar cuándo y cómo cargar la batería y obtener el mayor beneficio. Además, el propio coche permite la recuperación y almacenamiento de energía que normalmente se pierde en la frenada y desplazamiento por inercia para cargar su batería de 48 voltios de litio-ion refrigerada por aire.

Además, los motores EcoBoost incorporan el sistema de desactivación de cilindros, capaz de desconectar el funcionamiento de uno cuando no se necesite la máxima capacidad, al deslizarse durante la frenada o moverse a velocidad de crucero. En caso de que tenga que funcionar por las circunstancias de la conducción, sólo necesita 14 milisegundos.

Tecnología y conectividad para una conducción más segura

El nuevo Ford Puma tampoco escatima en tecnología. Para empezar, tiene repartidos por todo el vehículo un total de 12 sensores de ultrasonidos, tres radares y dos cámaras para tener un perfecto control de todo lo que pasa alrededor durante la conducción.

Como en otros modelos de Ford, el nuevo Puma también incluye reconocimiento de señales de limitación de velocidad y ayudas de centrado de Carril para mantener una correcta distancia tanto con el vehículo de delante como en la circulación por el propio carril.

Para mejorar la conectividad entre conductores y vehículos, el nuevo Ford Puma también tiene presenta la función de Información de Peligros con el informar de una situación de peligro en la carretera, incluso si no se puede ver el incidente debido a una curva o a otros vehículos.

Las tecnologías del Puma también pueden ayudar a los conductores a moverse por entornos urbanos con mucho tráfico. La Asistencia Pre-Colisión con Frenada Activa pueden detectar a personas que están en la carretera o cerca de ella o que podrían cruzarse en el camino del vehículo. El sistema está diseñado para reducir la gravedad de algunas colisiones frontales que implican a vehículos y peatones o a ayudar a los conductores a evitar los impactos por completo.

Para todas las personas que quieren integrar su dispositivo con el vehículo, el Ford Puma dispone del también conocido SYNC 3, que conecta mediante Bluetooth el coche con el móvil, tanto Apple como Android. Para interactuar con nuestro dispositivo mientras conducimos, la pantalla de 8 pulgadas es realmente interesante.

Fuera del Ford Puma, también podemos conocer y manejar aspectos puntuales con la aplicación móvil FordPass. Entre ellas, destaca el localizador de vehículo, estado del vehículo que comprueba los niveles de combustible, estado de la alarma o vida útil del aceite. Además permite el desbloqueo de puertas a distancia y el arranque a distancia para modelos con transmisión automática.

👇 Más en Hipertextual