spain mwc
– Feb 15, 2020, 8:30 (CET)

Con el fin del MWC 2020 empieza la pesadilla de los emprendedores de la ‘Marca España’

Congregados en una posición privilegiada dentro de la Fira en la celebración del ya cesado MWC 2020, las pequeñas empresas tecnológicas españolas que tienen el congreso como su oportunidad anual y trabajando bajo la enseña RED.es empiezan un largo camino para recuperar inversiones, hacer cuentas de las pérdidas de contratos y posibles negocios y seguir posicionados en la innovación en España.

"La vida sigue". Este es el punto de vista de Pol Valls, co fundador de Submer Technologies, en referencia a la cancelación del Mobile World Congress 2020. Para otros, la pesadilla empieza ahora y teniendo en cuenta el desarrollo de los acontecimientos, cualquier decisión hubiese sido perjudicial.

Casi 2.500 empresas que estaban citadas a formar parte de la preciada lista de ponentes en el congreso de tecnología han tenido que hacer las maletas y poner la vista en el próximo año después de que la propia GSMA descartase buscar una nueva cita para este curso. Dentro de ese grupo de asistentes, y fuera de los gigantes de la tecnología como Samsung o Huawei, había una pequeña selección –del que forma parte Submer Technologies– que gozaba de especial reconocimiento.

Citados por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y a través del programa Red.es, un total de 94 empresas –de las cuales 48 contaban con un stand en la Fira de Barcelona– venían trabajando desde hacía meses para organizar su asistencia a un evento exclusivo y demostrar, además de su negocio particular, el posicionamiento de España en el sector de la innovación y la tecnología.

De hecho, RED.es cuenta con una de las posiciones más privilegiadas del congreso, justo al lado de las grandes marcas tecnológicas: "El pabellón está en todo el medio", cuenta Pedro García de la desarrolladora de puntos de acceso Wi-fi Galgus, "hay mucho despistado, pero además de todas las entrevistas y reuniones que tienes cerradas desde hace meses siempre te entra alguna joya; el año pasado, por ejemplo, fue un equipo de fútbol". Este año, esa posibilidad se ha esfumado.

Todas bajo la Marca España y conscientes de la oportunidad que supone estar entre el grupo de los seleccionados para representar al país, tienen claro que una gran ocasión se les ha ido de las manos y no por su culpa. "Más que el dinero es el coste de oportunidad", añade Pol, a lo que se añade la frustración de toda la consecución de los hechos. "Las empresas pequeñas hacemos un esfuerzo muy grande, porque sabemos que es un encuentro muy importante. Es, desde luego, una situación muy frustrante", explica Roberto Menéndez del Grupo Add.

Pocos se atreven a contabilizar las pérdidas que la cancelación del MWC 2020 va a suponer para su facturación este año, añadiendo además que ya se sabía que iba a ser un año complicado "por la alerta sanitaria y la ausencia de los gigantes tecnológicos", apunta Jordi Nebot de PaynoPain.

Es pronto para hacer cuentas, dejando a un lado los costes operativos del propio evento: "Es un lugar en el que puedes hacer contactos y cerrar muchas reuniones con posibles o antiguos clientes; es una cuestión de futuro", explica Ramón Escorial de Mobbeel, una opinión en la que se mueven la mayor parte de los congregados a la que Emilio Castellote de Schaman añade que "también es una manera de ver a dónde va el sector cada año y un gran escaparate para nosotros, teniendo acceso a todas las operadoras y tecnológicas del mundo, sin ser grandes empresas". Aunque sería Berta Caro, de Tecalis, la que apunta a una de las realidades del evento: "Para nosotros MWC es un escaparate donde desplegamos las plumas a nivel imagen [...], pero no afecta a nivel ventas porque no dependemos del evento". Porque si de una cosa peca el MWC es del juego de las apariencias.

Ahora bien, esta realidad no es una constante para otros que sí giran al rededor del baile del MWC. Para Schaman esta cancelación supondrá perder casi un cuarto de su prospección anual si no consiguen reagendar todas las reuniones a lo largo del año. Para la startup Submer, además de perder el acceso a potenciales inversores con los que ya tenían reuniones agendadas, "quizá se estaría hablando de una pérdida de un millón de euros este año", explican. En el caso de Grupo Add las pérdidas podrían estar en la horquilla de 50.000 a 200.000 euros para el 2020 dependiendo de si son capaces de llegar al despliegue de contactos que tenían previsto. Un trabajo que se presenta como el más arduo para todas las compañías a partir de ahora.

"Parecía que la GSMA estaba dirigida por novatos"

spain mwc
Imagen: Red.es/Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital

La tónica general de los congregados parte de la resignación –porque tampoco hay más opciones–. "Es cierto que era una cita importante, pero entendemos que estas cosas pueden suceder y aceptamos la decisión de la empresa organizadora de la mejor forma posible", declaran desde la asturiana Envira. Esta es la posición que domina las horas de después del anuncio.

Mientras, el mundo se debate entre las teorías de la conspiración que ponen la guerra comercial entre Estados Unidos –y la presión de sus empresas dentro de la GSMA– y China como centro de la decisión de cancelación. Otros apuntan a que la crisis del coronavius ha intentado maquillar otras cuestiones, según mantiene el Ministerio de Sanidad que según sus declaraciones no veía la necesidad de cancelar el encuentro.

Sin embargo, y aunque el perfil entre todos los congregados dentro de RED.es se mantiene bajo, sí que hay algunos que se atreven a valorar la situación que ha provocado la cancelación del evento. "No es una causa de fuerza mayor como comunicó la GSMA", argumenta Roberto, "es una decisión completamente arbitraria que solo tiene en cuenta a las 50 empresas que cancelaron y no a las 2.500 que estaban congregadas". Una opinión que se mantiene en línea con la política que ha sostenido el Gobierno de España ante el bajo riesgo de contagio que registra el país y que entra en conflicto con las posiciones que ha ido tomando la GSMA a lo largo de la crisis. "La cancelación fue un poco absurda; a las 15:00 decían que sí, luego a las 19:00 decían que no... Hemos tenido un efecto de miedo, que no de contagio y parece que la GSMA estaba dirigida por novatos", explica Pedro García.

Abren, asimismo, el debate de qué pasará con otros eventos a lo largo del año. "¿Alguien imagina que se cancelan los San Fermines, que van un montón de extranjeros?", apuntan desde Galgus. "Esto marca un precedente muy peligroso, porque ahora se abre la época de encuentros y eventos para las empresas. ¿Se van a cancelar todos? Porque ahora mismo en Amsterdam se está celebrando una feria con las mismas empresas, menos LG, y nadie se preocupa...", apunta Roberto.

Sin embargo, la caída de esos grandes del sector de las telco tenía otro significado y para algunos, pese a todo, la situación no tenía ningún sentido. "No tenemos miedo al coronavirus, aunque sí mucho respeto; pero lo que sí está claro es que si muchas empresas no iban a ir al MWC esto ya no sería lo mismo. Ellas son las que generan tracción para crear el negocio, añade, "para qué ir si ellos no van a estar". Porque el efecto del miedo al contagio del coronavirus llegó mucho antes de la caída de las grandes compañías del sector: "La gente ya tenía miedo al virus, porque seamos realistas, no había necesidad. Imagina que te pones con fiebre dos semanas después del evento, por una gripe normal, y te preguntan que si has estado en contacto con posibles portadores. Te ponen en cuarentena a ti y a toda tu familia", bromea Vicent Soler de Kenmei con una buena dosis de realidad.

La cuestión de las indemnizaciones a debate y RED.es a escena

Imagen: David Ortiz.

La GSMA lo dejaba claro: "La suspensión del MWC 2020 tiene un motivo de fuerza mayor". Exista o no un problema, la realidad es que el diablo se esconde en los detalles. Era precisamente esa situación de fuerza mayor la que está usando la GSMA para solventar la crisis de las indemnizaciones por la cancelación. ¿Pagarán a las marcas que no se retiraron antes del anuncio oficial? Es una cuestión que sigue pendiente de resolverse.

En el caso del pabellón de Marca España, la situación dibuja un panorama no mecho menos desolador. Las empresas españolas convocadas trabajan a través de RED.es, por lo que es la institución la que está trabajando para ¿solucionar? la crisis. Y aunque "la ayuda de RED.es reduce el impacto económico para las empresas, especialmente en una feria que es relativamente cara", apunta Iago Fernández de Quobis, esto también es un problema para ellos.

Según explican, la inversión para las 48 empresas del pabellón es de 8.000 euros. De los cuales ya habían pagado 5.000 en dos tandas, una de 3.000 y otra de 2.000, que corresponden a los gastos del puesto dentro de la Fira. Los 3.000 euros restantes son los que aplican a los gastos de hoteles, viajes y manutención durante el evento. En el caso de Submer, se añade un suttle a sus oficinas para poder ver la tecnología de primera mano: "Ya no solo es dinero, es tiempo perdido", argumenta Pol. Todos dan por hecho la pérdida de los gastos del avión o tren, aunque esperan recuperar al menos el 50% de la estancia. Respecto a la estancia, no todos las tienen todas consigo y muchos dan por perdida una inversión que supone un sacrificio en sus cuentas anuales.

"Red.es se está encargando de ello, según nos explican en un mail y nos dicen que si tenemos dudas que les llamemos, pero a la vez nos piden en el mismo mail no les llamemos porque no pueden atendernos", lee Roberto Menéndez de su propio correo. "Es un mail muy escueto que no aporta nada, y un poco absurdo, pero habrá que esperar", añade, "eso sí, nos exigen que quitemos nuestro stand antes del 18 de febrero. ¿Y si no lo hago, qué?", se queja.

Marca España: tocada y ¿hundida?

Imagen: Red.es/Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital

Los resultados de la innovación en España dejan mucho que desear, según apuntaba el informe de Adigital, presentado por la presidenta de la organización Carina Szpilka con datos de 2019.

Si bien es cierto que en términos de conectividad España se encuentra en las grandes ligas, así como en la mejora de los volúmenes de inversión en empresa tecnológica, es la falta de innovación y digitalización de la pyme en España lo que lastra los resultados del país. Un dato que, teniendo en cuenta que casi la totalidad de los negocios corresponden a este grupo, dota de más peso a la realidad empresarial de España.

"España está en la frontera de las economías de 2º nivel y las digitales, sentenciaba la directora de la asociación. Por este motivo, encuentros como los de RED.es en el MWC cobran más importancia que nunca.

Ahora bien, ¿afecta la cancelación del congreso a la conocida Marca España? La realidad es que en este punto tampoco hay consenso. Mientas Escorial confía en la innovación del país, puesto que la crisis del MWC se ha ido por la vía del coronavirus, para Grupo Add "esta situación afecta a España en todos los sentidos, tanto en el de la innovación como en el del turismo". La imagen de Barcelona, y por extensión España, como víctima colateral del brote en China preocupa y mucho a alguno de los asistentes, "porque mucha gente se queda con los titulares y ya está. Aún así esperan que sea temporal.

Para otros, la pandemia viene de mucho más lejos y apunta directamente a las cifras de baja innovación que viene demostrando España. "Si te das un paseo por el MWC y vas al pabellón de empresas de Israel te das cuenta de que son una locura", explica Pedro García recordando la misma conversación que tuvo con Francisco Polo en 2019 –actualmente en el Alto Comisionado para la España Nación Emprendedora–, "luego te vienes al de España y, con todo el respeto, ves empresas que solo importan tecnología de otros países y crean un negocio con ella". En este contexto, Pedro se atreve a pregunta sobre la imagen qué da la supuesta Marca España ante el mundo. "Estaría bien el que Gobierno trabajase para llevar a su equipo de primera división y no que rellene sitios del pabellón, porque nos preguntaron por facturación, número de empleados, pero en ningún momento se hablo de tecnología", culmina. Ahora, estaría bien que trabajasen ya para el MWC 2021.