A menos que hayas vivido bajo una roca de considerable tamaño, ya sabrás que para el año 2021, Batman estrenará nuevo rostro e historia de la mano del director Matthew Reeves e interpretado por Robert Pattinson. Como un aperitivo del esperadísimo film — que como no, ha estado envuelto en la habitual polémica sobre la selección del casting y otros detalles — el director mostró ayer un primer vistazo del actor llevando la capa y la máscara más célebre de la editorial DC. Y aunque se trató de una prueba de cámara muy corta y no demasiado clara, ya los fanáticos pueden sacar algunas conclusiones jugosas sobre lo que les espera en la próxima encarnación del hombre murciélago.

En el corto material que desde ayer se encuentra en línea, puede hacerse un recorrido visual por el nuevo traje de Batman y, sobre todo, el aspecto general del actor con la máscara del héroe, lo que confirma entre otras cosas, los rumores que relacionan al futuro argumento con una clara influencia de los videojuegos de Batman: Arkham. Además, es evidente la semejanza del traje — con un robusto aspecto de armadura — con la imagen popularizada por los títulos durante los últimos años.

Pero, sobre todo, llamó poderosamente la atención el símbolo en el pecho, que a pesar de tener la habitual forma del icónico murciélago, también tiene un aspecto singular más parecido a un trabajo artesanal sobre piezas y que tiene toda la semejanza con un arma. ¿Se trata de un guiño directo a uno de los cómics más celebrados sobre Batman en los últimos años?

Una historia siniestra

Todos las diferentes encarnaciones en pantalla grande de Batman han tenido su propia identidad: desde el llamativo símbolo utilizado por Tim Burton — que puso en relieve la conexión directa de su versión con el cómic original — hasta la sobria interpretación de Nolan (más parecida a un traje argonómico futurista que al habitual disfraz). El traje de Batman es también toda una declaración de intenciones sobre la forma en que el director intentará renovar la historia del héroe de Gotham. Que Revees haya decidido que el símbolo en el pecho del Batman encarnado por Pattinson tenga un aspecto extraño, en lo que parece una talla manual directamente sobre metal, es también una conexión directa no sólo con una parte esencial del Universo del personaje, sino también con una de las historias recientes más populares del héroe.

El cómic corto Manufacture for Use incluido en la edición de Detective Comics # 1000 escrito Kevin Smith y dibujado por Jim Lee, cuenta la historia de como Bruce Wayne investiga en las calles de Gotham hasta hallar el arma que el criminal Joe Chill usó para matar a sus padres. Posteriormente logra comprarla en una oscura casa de empeño de la ciudad. Se trata de una secuencia que, además, resume la atmósfera siniestra de la ciudad y, sobre todo, su relación con la forma en que Batman la percibe. A mitad de camino entre la necesidad de la venganza y el deber moral, la obra de Smith logra profundizar como pocas en la ambigüedad moral de Bruce Wayne y su búsqueda de un motivo para continuar luchando por la justicia.

En la historia, se cuenta cómo luego de conseguir el arma, Wayne la derritió y creó una placa de metal que usa bajo la insignia, en una forma visible de enlazar su decisión de continuar su cruzada por justicia con el dolor de la pérdida. La dolorosa escena cierra con un desgarrador monólogo de Bruce sobre las líneas oscuras que unen su pasado y futuro en una único momento del presente.

Se trata, claro está, de un significado por completo distinto a la que hasta ahora se le ha brindado al conocido símbolo en el pecho de Batman. De ser ciertas las sospechas y la venidera película tiene una clara influencia del cómic de Smith, lo más probable es que Reeves muestre la evolución del traje de Bruce a la par que su personalidad heroica. Además de un estrato de Gotham que hasta ahora había sido ignorada por buena parte de la filmografía relacionada con el héroe: las regiones más oscuras, pobres y duras de una ciudad conocida por su durísimo mundo criminal.

Hasta ahora, Tim Burton mostró en el ’89 los bajos fondos del submundo criminal que rodea a Batman a través de Jack Napier y, después, Nolan intentó brindar un aire realista y sofisticado a la lucha contra el crimen. Pero ¿será Reeves el que analice la noción de Batman como una consecuencia de la dimensión más retorcida de Gotham?

Todavía no hay confirmación oficial — y probablemente no la habrá por un tiempo — sobre las influencias de Reeves para la nueva historia de Batman, pero es notorio que la nueva insignia es una conexión directa ya sea con el mundo del cómic en el cual se basará el futuro argumento o incluso, algo más intrigante. ¿Enlazará Reeves el universo del hombre Murciélago con el, hasta ahora, mayor éxito de crítica y taquilla de DC, el Joker de Todd Phillips? Durante meses, el estudio y el director han negado la posibilidad, pero el mero hecho que el argumento parezca establecer lazos tan directos con la noción de Batman sobre la justicia — y de dónde proviene su necesidad de ejercerla por mano propia — quizás sea un indicativo que ambas historias funcionan bajo un mismo Universo, en que la muerte de los Wayne sea algo más que un suceso fortuito. De ser así, es probable que la historia establezca paralelismo con la Gotham a punto de estallar, la presencia de buena parte de los villanos de la factoría DC y un jovencísimo Batman, nacido en medio del caos.

Por ahora sólo resta esperar al primer trailer de la película, que con toda probabilidad, llegará a pantalla a finales de este año para conocer las respuestas a las grandes interrogantes que el breve vistazo del material de Reeves despertó entre los fanáticos del hombre murciélago.

👇 Más en Hipertextual