Aún siendo la película más taquillera de 2019, aún convirtiéndose en la más taquillera de la historia —dependiendo a quién le preguntes, claro—, Avengers: Endgame fue nominada únicamente en una categoría de los Oscar, mejores efecto visuales.

Lo que sucedió después, el perder la nominación frente a 1917, ha hecho que la película más exitosa del Universo Cinematográfico de Marvel vuelva a hacer historia, no recibiendo ni un solo premio de la Academia.

Antes de eso, todas y cada una de las películas que se convirtieron en la más taquillera de la historia han ganado al menos un Oscar. Por ejemplo: Lo que el viento se llevó, que sería el largometraje más exitoso de la taquilla mundial, si lo ajustamos a la inflación, recibió trece nominaciones y ganó ocho.

El Padrino recibió diez nominaciones, llevándose tres. Star Wars: Episodio IV en 1977 recibió también diez nominaciones, llevándose seis. E.T. también recibió un buen número de nominaciones, nueve, llevándose cuatro.

Pero uno de los mayores ejemplos de romper la taquilla y conquistar los Oscar fue Titanic que se convirtió en la película más taquillera de la historia en 1998 y obtuvo catorce nominaciones, llevándose once, incluyendo mejor película, mejor director y mejores efectos visuales.

Finalmente Avatar, quien fue la número uno hasta la llegada de Avengers: Endgame obtuvo nueve nominaciones en 2010, pero solo ganó tres: mejor dirección de arte, mejor cinematografía y mejores efectos visuales.

Aún con la campaña que hizo Disney para lograr que Endgame obtenga nominaciones, incluyendo las actuación de Robert Downey Jr, solo obtuvo una nominación, la cual perdió frente a 1917. Un final agridulce para una de las películas de ciencia ficción que más ha marcado en años recientes.