Los datos llevan tiempo en el debate político. La nueva regulación sobre privacidad ya puso el foco en la protección del consumidor, pero ni la Agenda Digital Europea ni las normas supletorias de datos especificaron el marco regulativo del mercado de datos, tan solo su trasferencia y almacenamiento. Si ya están siendo una de la monedas de comercio en el ámbito digital que más valor tienen, urge una regulación completa.

Y esto es precisamente lo que acaba de ocupar el debate central de la Unión Europea en materia de mercado digital. Las intenciones de Unión, adelantadas por Reuters, es crear un mercado único digital de los datos que regule su comercialización trasferencia entre países miembro y, sobre todo, que potencie la innovación en este campo para poder competir contra gigantes como China o Estados Unidos.

La propuesta, que incluye controlar las grandes plataformas en línea, es todavía un borrador, y puede ser totalmente modificada antes de su fecha de presentación, que está fijada, si nada cambia, el 19 de febrero. Aunque con especificidades la intención de la Unión Europea es que este mercado de datos único sirva para romper con el dominio de los gigantes de la tecnología en el comercio de datos y poner a Europea en primera línea.

El objetivo específico de su exposición de motivos es "crear un único espacio de datos europeo, un verdadero mercado único de datos".

Entre el espacio regulatorio que ampara esta nueva normativa se incluyen nuevas reglas para el uso de datos transfronterizos, la interoperabilidad de datos (una de las grandes peticiones de las operadas) y los estándares relacionados con la fabricación, el cambio climático, la industria automotriz, la atención médica, los servicios financieros, la agricultura y la energía.

De momento habrá que esperar al 19 de febrero para conocer el texto definitivo de la propuesta de normativa, más allá del borrador actual, pero este nuevo marco regulatorio para el uso de los datos puede cambiar conceptualmente como operan muchas de las grandes compañías en Europa, y sobre todo, poner coto a los vacíos legales que actualmente hay en el mercado digital.