– Ene 7, 2020, 8:01 (CET)

Los radares del futuro sabrán si usas tu smartphone mientras conduces

La tecnología aplicada a la seguridad vial tiene como propósito reducir los accidentes a cero. Es un objetivo complicado porque implica que los propios conductores estén concienciados. Mientras, la única solución pasa por la vigilancia y las multas. Y como el smartphone se ha convertido en una de las principales distracciones al volante, vigilar que hagas un buen uso de él es clave, algo que llegará a tus carreteras más pronto que tarde.

Para vigilar el tráfico por cualquier vía, la autoridad competente cuenta con recursos humanos, en forma de agentes de tráfico equipados con motocicletas, automóviles o helicópteros, y con recursos tecnológicos como cámaras y radares, cada vez más complejas y de mayor calidad.

En la actualidad, los radares sirven para detectar la velocidad de los vehículos que circulan por carretera, y las cámaras se dedican a tareas más complejas como detectar que un conductor va por la vía contraria, realiza una maniobra ilegal o, directamente, no conduce como debiera porque tiene las manos fuera del volante, como ocurre si consultas tu smartphone durante la conducción.

El smartphone se ha convertido en un elemento de distracción que cada vez tiene más protagonismo en las estadísticas de accidentes de tráfico. No es su culpa directamente sino del conductor, que no emplea sistemas de manos libres homologados por las agencias de tráfico de sus respectivos países.

De ahí que surjan iniciativas que apuesten por vigilar que los conductores hacen un buen uso del smartphone o de cualquier teléfono mientras circulan por carretera, como hace el gobierno australiano desde verano de 2019 tras un programa piloto satisfactorio.

Detección por cámara

La iniciativa australiana se conoce bajo el nombre de Road Safety Plan 2021 y tiene seis áreas de acción que se pueden resumir en salvar vidas en las carreteras, evitar los accidentes de tráfico dentro y fuera de las ciudades. Y para ello, la tecnología tiene un papel importante.

Bajo el amparo de este ambicioso plan, en el estado australiano de Nueva Gales del Sur se ha implementado un sistema de vigilancia basado en cámaras enfocadas a detectar el mal uso del teléfono en carretera. Tras aprobarse la legislación correspondiente en verano de 2018, en verano de 2019 se implementó esta tecnología que es pionera en todo el mundo. Las cámaras, algunas fijas y otras móviles, llegaron a detectar más de 100.000 casos de uso ilegal del teléfono en carretera durante el programa piloto. Tras el buen resultado, desde diciembre de 2019 estas cámaras siguen vigilando el mal uso de smartphones o teléfonos móviles en las carreteras de Nueva Gales del Sur.

El objetivo último es que el programa esté implementado completamente en 2022/23 con la posibilidad de vigilar más de 135 millones de vehículos al año gracias al uso de unas 45 cámaras, entre móviles y fijas.

Entre las ventajas de este sistema de vigilancia, funciona de día y de noche, sin importar las inclemencias del tiempo. Las cámaras, de alta definición, se centran en el espacio del conductor, detectando si éste está usando el teléfono al volante. Y si te preguntas quién se encarga de mirar a través de esas cámaras, la respuesta es la inteligencia artificial, que se encarga de revisar las imágenes y descartar aquellas en las que no se produce ninguna infracción.

Un proceso rápido y automático sin intervención humana. Eso sí, una vez se detectan imágenes con infracciones, el personal autorizado procede a la denuncia de la infracción. En concreto, en menos de tres meses, el infractor recibe una notificación por escrito advirtiéndole del pago de una multa de 344 dólares australianos, 457 si la infracción se produjo en una zona escolar.

El éxito del programa y la implantación definitiva de este sistema de vigilancia en un estado australiano implica que cualquier gobierno de cualquier rincón del planeta pueda plantearse implementar este mismo sistema. Hoy en día es frecuente el uso de cámaras, sólo hay que añadirle el elemento de detección de imagen por inteligencia artificial para que se enfoque en el mal uso del teléfono junto a otras infracciones.

Si quieres saber más sobre este programa piloto y todo lo que implica al futuro de la seguridad vial, puedes consultar este enlace del área de Transporte del Gobierno de Nueva Gales del Sur.