– Ene 22, 2020, 15:40 (CET)

Netflix y sus malas prácticas para presumir de datos de audiencia

A pesar de la dura competencia que enfrenta con Disney Plus, la pérdida de parte de su catálogo y la perspectiva que la batalla entre canales de streaming se vuelva más complicada, Netflix superó este trimestre todas las expectativas, gracias a los éxitos de varios de sus shows. Un fenómeno que el mismo canal explicó, después de relevar su método para medir audiencias.

A pesar de enfrentarse a uno de los momentos más complicados de su historia reciente (que incluye una dura competencia entre plataformas y la pérdida de parte de su catálogo), Netflix superó sus expectativas de audiencia y consolidó su lugar en el mercado.

Netflix publicaba una carta a sus accionistas en la que, además ofrecer datos de audiencia precisos, explicaba la nueva forma de medir cómo el público reacciona a sus estrenos y películas, con una considerable variación que podría repercutir en sus cifras globales de público de manera más o menos considerable.

“A medida que expandimos nuestro contenido original, hemos estado trabajando en cómo compartir mejor los contenidos destacados que demuestran popularidad”, expone la carta. Lo que significa todo un cambio en la política más o menos hermética del canal. “Dado que ahora tenemos títulos con duraciones muy variadas, desde episodios cortos (por ejemplo, un especial de alrededor de 15 minutos) hasta películas largas (por ejemplo, The Highwaymen en 132 minutos), creemos que informar a los hogares que ven un título en base al 70% de un solo episodio de una serie o de una película completa, lo que hemos estado haciendo, tiene menos sentido. Ahora informamos sobre hogares que han elegido ver un título determinado, y lo vieron durante, al menos, dos minutos”.

La carta continúa explicando el impacto que el nuevo método tiene al momento de contabilizar las cifras y que sería lo suficientemente notorio como para despertar algunas suspicacias. Siempre según Netflix, “los títulos cortos y largos se tratan por igual, nivelando el campo de juego para todos nuestro contenido, incluido el contenido interactivo, que no tiene una longitud fija. La nueva métrica es aproximadamente un 35% más alta en promedio que la métrica anterior. Por ejemplo, 45 millones de hogares optaron por ver Our Planet bajo la nueva métrica frente a 33 millones bajo la métrica anterior”.

Por supuesto, se trata de un cambio de cálculo de audiencia que podría explicar las asombrosas cifras que Netflix mostró sobre su crecimiento durante el último trimestre, a pesar de los pronósticos en contra. Para resumir el método, el anterior contabilizaba el visionado de un programa a partir del 70% o más del total del programa sintonizado por el suscriptor. De ahora en adelante, el mero hecho de sintonizar por algunos minutos cualquier contenido ya hace que la plataforma contabilice el programa como visto por el cliente. La variación del método ofrece una considerable ventaja sobre el manejo de la información y la estadística debido a que permite a Netflix incluir en su conteo final de audiencia, material que solo ha sido revisado — pero no completado — por la mayoría de su audiencia.

A pesar de la sorpresa que el cambio de método ha causado en buena parte de los medios especializados, Netflix insistió que es muy parecido al de la BBC con iPlayer o incluso, al de YouTube. No obstante, es notorio que la decisión no solo beneficia las cifras internas del canal, sino que además le permite contabilizar los números de audiencia, asumiendo cuanto beneficia la metodología a su conteo de público cautivo. Según el mismo canal, la nueva forma de calcular el número de espectadores de un programa en particular le permite cifras “un 35% más altas de media”. Un número lo suficientemente alto como para que el resultado final sea por completo distinto al que se obtenía mediante el método anterior.

Popularidad, números y propuesta a futuro

Para dejar claro que el aumento de números de audiencia no es únicamente fruto de las matemáticas, Netflix además ha mostrado —y en cierta forma, presumido– de la popularidad de The Witcher. Por ahora su show más popular y el gran éxito de temporada de los últimos meses.

Para hacerlo, utilizó Google Trends y comparó los números búsqueda de su serie insigne con los programas más populares de la competencia: The Mandalorian, The Morning Show y Jack Ryan. La diferencia es apreciable y favorece significativamente a la serie protagonizada por Henry Cavill. Es, con distancia, la más popular entre programas similares de la competencia.

No obstante, no queda del todo claro si tanto la popularidad en redes y búsquedas como las de números netos de audiencia tiene una relación directa con el público efectivo que sintonizó la serie. Si el número método contabiliza que un programa fue “visto” después de apenas algunos minutos, cabría la pena preguntarse si la metodología más reciente de Netflix no refleja con exactitud la intención del suscriptor, de la misma forma que las búsquedas en redes tampoco demuestran realmente la popularidad del programa. Después de todo, The Witcher es una serie confusa que quizás necesite algunas explicaciones extras y eso podría influir en el número de veces que un usuario consultó en internet acerca de su contenido.

Queda por comprobar, qué tan efectivo puede ser el nuevo método de audiencia a futuro, una vez que la competencia se vuelva más frontal y Netflix deba enfrentarse no solo al catálogo de Disney+, sino del gigante HBO Max.