Emily Goss, una joven de 23 años, residente de la ciudad de Amarillo, en Texas, recibió este 25 de diciembre un inesperado regalo de Navidad, al ser trasplantada de urgencia para solventar el fallo hepático que sufría.

Se trata de una chica saludable y en forma, sin problemas previos, por lo que resulta sorprendente que haya tenido que someterse a este tipo de intervención. Los médicos que la han tratado no tienen totalmente claro a qué se ha debido, aunque apuestan a que con gran probabilidad se debe a un suplemento a base de hierbas, que había estado tomando en los últimos meses.

No todo lo natural es inocuo

Cuando los doctores preguntaron a la joven sobre la posibilidad de que hubiese consumido algún fármaco concreto, esta reconoció que había pasado unos meses tomando cuatro píldoras diarias de un suplemento para mujeres, diseñado para ayudar a mantener el equilibrio hormonal, el control del peso, el cutis y la fertilidad.

No se lo había recetado ningún profesional sanitario ni lo tomó como solución a ninguna patología previa. Simplemente consideró que le haría bien y que, al ser natural, no tendría por qué ocasionarle ningún perjuicio. Sin embargo, este tipo de productos en Estados Unidos no están sometidos a la regulación de la FDA, por lo que es más fácil que se comercialicen sin un control adecuado de la dosis de sustancias que puedan ocasionar algún riesgo para la salud. No debemos olvidar que la naturaleza está plagada de compuestos que podrían matarnos con dosis más o menos bajas.

Sin saber esto, la joven siguió tomando las pastillas religiosamente, hasta que el Día de Acción de Gracias comenzó a sentirse cansada, con dolor abdominal y sus ojos tornándose de un preocupante color amarillo.

Solo tres semanas después, tuvo que ser trasladada de urgencia al Methodist Hospital, de Dallas, donde se le diagnosticó una insuficiencia hepática aguda y se inscribió en una lista de espera para recibir un trasplante de hígado.

La mujer a la que los suplementos de té verde le provocaron fallo hepático

El órgano llegó por Navidad y ahora la chica se encuentra recuperándose de la intervención, que fue llevada a cabo por el equipo médico del doctor Jeffrey Weinstein, quien explicó a la NBC que alrededor del 30% al 40% de los casos de insuficiencia hepática aguda están relacionados con suplementos herbales o dietéticos.

Por el momento no se sabe qué sustancia concreta de las que contenía este suplemento fue la que ocasionó el problema, por lo que los doctores realizaron una biopsia del hígado dañado y se encuentran a la espera de los resultados de su análisis.

Según estudios anteriores, se conocen hasta 1.000 productos similares que pueden generar daños en el hígado, por lo que la lista de candidatos es muy amplia. De hecho, Emily Goss no es la primera persona en sufrir una pesadilla como esta. También le ocurrió recientemente a otra mujer a la que un suplemento adelgazante a base de té verde le generó un fallo hepático que por suerte sí pudo ser tratado sin necesidad de trasplante.

Protandim, el falso remedio contra el cáncer y otras graves enfermedades

Casos como estos muestran que no todo lo natural es seguro y que antes de recurrir a “pastillas milagrosas” o cualquier otro remedio natural deberíamos consultarlo con nuestro médico o farmacéutico. No siempre van a generar problemas tan graves como estos, pero sí es muy habitual que interaccionen con otros fármacos, disminuyendo sus efectos o generando toxicidad. Ante la duda, preguntad. Literalmente, en estos casos es mucho mejor prevenir que curar.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.