En el País Vasco, los servicios prestados por las VTC (vehículos de transporte con conductor) tendrán que ser reservados con una antelación mínima de 30 minutos a partir del próximo 21 de diciembre. Este movimiento se produce dos meses después del aterrizaje de Uber, una de las principales plataformas de VTC, en la ciudad española.

La medida, contemplada en un nuevo Decreto aprobado por el Gobierno autonómico, sigue la estela de las ya existentes en Cataluña y la Comunidad Valenciana. Los tres puntos clave, expuestos en el comunicado, son los siguientes:

  • "Desde que se efectúa la solicitud de arrendamiento y se produce el inicio de la prestación efectiva del servicio deberá transcurrir, con carácter obligatorio, un mínimo de 30 minutos."

  • "Los VTC no podrán, en ningún caso, circular por las vías públicas para buscar clientes ni propiciar la captación de personas viajeras quedando parados en doble fila o en espacios urbanos sin servicio cuando no hayan ni contratado ni solicitado previamente el servicio con la antelación mínima anteriormente indicada de 30 minutos."

  • "Los vehículos autorizados no podrán ser geolocalizados por o para los interesados a demanda. El Decreto señala que no serán visibles externamente en sistemas de geolocalización ni en ninguna aplicación que pueda facilitar a potenciales usuarios/as del servicio su ubicación exacta y una transacción directa que no pase por la solicitud previa a la empresa, siendo ésta la que conozca en todo momento la situación de su flota."

En el comunicado, el Gobierno asegura que el decreto "es fruto de una colaboración de la Mesa del Taxi y VTC" y ha sido desarrollado "en un clima de máximo rigor y transparencia". Pese a ello, la decisión levantó criticas el pasado mes de noviembre por parte de la Autoridad Vasca de la Competencia, que calificó la restricción de 30 minutos como "discriminatoria" y "restrictiva".

👇 Más en Hipertextual