La PlayStation 5 estará disponible durante el último trimestre de 2020, justo a tiempo para aprovechar las ventas de la temporada navideña. Si bien Sony ya ha revelado algunas características y especificaciones de su consola, todavía nos queda por descubrir más información. Los jugadores están interesados en conocer el precio, el catálogo de juegos de lanzamiento y el diseño, incluyendo el del mando que la acompañará.

Afortunadamente, el supuesto Dualshock 5 ya apareció recientemente en unas patentes de la compañía, y sus ilustraciones han servido para elaborar algunos renders con gran detalle. El artista italiano Giuseppe Spinelli, en colaboración con el portal Let's Go Digital, reconocido por revelar patentes de diversos fabricantes de la industria tecnológica, han creado el mejor vistazo que tenemos del mando hasta ahora.

Como podrás observar en el vídeo inferior, el aspecto es bastante similar al del Dualshock 4. Eso sí, se pueden apreciar algunos cambios importantes, como el adiós de la luz LED ubicada en la parte superior o la integración del puerto USB-C. Además, las dimensiones parecen haber aumentado con el fin de mejorar su ergonomía, que al menos en la actual generación quedó por detrás del control de la Xbox One.

Por su parte, el Touch Pad también incrementó su tamaño ligeramente. En la región inferior se observa un nuevo componente cuyo funcionamiento no ha sido explicado en la patente; podría tratarse de un micrófono. En lo que se refiere a los gatillos, parece que son un poco más grandes. Es importante mencionar que no se descartan cambios en el diseño final del mando, así que lo mejor será esperar al anuncio oficial.

Aunque se desconoce el aspecto que veremos en el mercado, Sony reveló algunos detalles de su mando el pasado octubre. En primer lugar, el Dualshock 5 tendrá un nuevo motor háptico como sustituto de la vibración tradicional, mismo que promete ofrecer una amplia gama de respuestas para mejorar la experiencia de juego. Igualmente destacan los gatillos ajustables; su resistencia podrá ser modificada por los desarrolladores dependiendo las necesidades de cada juego.