Un jurado de Los Ángeles, California, determinó que Elon Musk no es responsable de los daños denunciados por Vernon, el buzo británico que participó en las labores de rescate de los niños de Tailandia en 2018. Este último, en septiembre del mismo año mencionado, demandó al CEO de Tesla por supuestamente difamarlo a través de Twitter. A continuación recapitulamos los hechos.

En junio de 2018, doce niños y su entrenador de fútbol quedaron atrapados dentro de Tham Luang Nang No, una cueva ubicada en la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia. Medios internacionales difundieron la situación rápidamente, generando que gobiernos y personas influyentes ofrecieran su ayuda para sumarse al rescate, incluyendo Elon Musk.

El directivo puso a disposición de las autoridades la tecnología de The Boring Company para acelerar el rescate de los menores. Incluso envió a sus ingenieros, quienes previamente habían logrado construir un mini submarino para sacar a los niños de cueva uno por uno. Sin embargo, Unsworth criticó a Musk por sus acciones, tachándolo de oportunista por aprovechar una catástrofe como herramienta publicitaria.

Musk, por su parte, reaccionó rápidamente a través de su cuenta de Twitter, llamando al rescatista "pedófilo" y defendiendo la utilidad de su submarino, el cual nunca se utilizó. El también CEO de SpaceX concluyó su mensaje diciendo "lo siento, tío pederasta, pero lo estabas pidiendo". Días después, el directivo reflexionó su error y actitud impulsiva, ofreciendo disculpas al británico:

Sus acciones en mi contra no justifican mis acciones contra él, y por eso le pido disculpas al señor Unsworth y a las compañías a las que represento como líder. La culpa es mía y solo mía.

Pese a lo anterior, Unsworth envió una carta a Musk a principios de agosto acusándolo de "declaraciones falsas y difamatorias". Además, lo invitó a ponerse en contacto con su equipo legal para solucionar la situación, de lo contrario lo denunciaría. "Publicó a través de tres tweets diferentes para sus veintidós millones de seguidores que Unsworth se dedica a la explotación sexual de niños tailandeses, y lo hizo en un momento en que estaba trabajando para salvar las vidas de doce niños tailandeses", mencionó el abogado del afectado.

Desafortunadamente, Musk tuvo otra intervención inoportuna con BuzzFFeed en septiembre. El citado medio, al enterarse de la posible demanda, contactó a Musk para obtener su postura, y esto fue lo que el directivo contestó: "Te sugiero que hables con gente que conozcas en Tailandia, descubras lo que está pasando y dejes de defender a abusadores de niños, maldito gilipollas". El mismo mes, Unsworth interpuso la demanda, exigiendo una compensación de 75.000 dólares por daños. No obstante, su abogado subió esa cantidad hasta los 190 millones de dólares; al final tuvieron que retirarse con las manos vacías.