La negra Navidad continúa en el universo de Mr. Robot en el nuevo episodio llamado "406 Not Acceptable". El Dark Army le pisa los talones a Elliot y nuestro protagonista va tras Whiterose. Acá repasamos todo lo ocurrido.

Te recomendamos no seguir leyendo si no has visto el nuevo capítulo de la cuarta y última temporada de esta serie creada por Sam Esmail.

Al principio y al final de "406 Not Acceptable" vimos en acción a Vera, el archienemigo de Elliot de la primera temporada que, por razones que no se comprenden del todo, está de regreso. Este hombre quiere vengarse de Elliot y está buscándolo. Su pesquisa lo llevó a Krysta —es fue lo último que vimos en el interesante episodio pasado en el que no hubo ningún diálogo salvo el de Vera—. Justo ahí lo encontramos hablando como un típico "malo", es decir, en parábolas que nos llevan a resoluciones siniestras. Es una lástima que Esmail haya recurrido a este antagonista, un personaje sin mucho trasfondo que ha de convertirse en una piedra en el zapato —otra más— de Elliot, en plena lucha contra la persona más poderosa del mundo.

Es mucho más interesante lo que está pasando con Elliot y Mr. Robot, aunque este conflicto nos lo han revelado a cuenta gotas. En episodios pasados hemos escuchado al mismísimo alter ego narrando los eventos de Elliot, sus puntos débiles y las críticas que tiene al respecto. En este nuevo episodio Mr. Robot acusa a Elliot de "hacerse el superhéroe", de perder el foco. ¿Qué es lo que realmente estarán ocultándonos ambos? No será la primera vez que ocurra, a Sam Esmail le encantan los giros inesperados, en donde jamás sabemos lo que sucede —ya lo demostró una vez más en su otra serie, Homecoming, protagonizada por Julia Roberts—.

Recordemos que en el capítulo anterior los hermanos Anderson avanzaron muy poco en su forma de llegar a la cuenta del banco utilizado por Whiterose. Y en esta entrega Elliot regresa a casa de Olivia, la chica que puede darle las credenciales para acceder a ellas. Resulta muy triste que bajo este esquema tan terrible Elliot haya encontrado a Olivia, porque, vamos, en primer lugar la está utilizando y ella ha confiado en él incluso como para contarle cosas bastante personales. Por otro lado, estos dos tienen bastante química, en otro universo será. Aunque sabemos que Elliot no tiene mal corazón, también sabemos que tiene poca o nula habilidad social, así que él va a lo que va: a tenderle una trampa. Para ello, le lleva un café como señuelo, y tan solo cruzar la puerta comienza a contarle lo que necesitaba de ella: que llame a su cliente para poder hackearlo. Cuando ella se niega, Elliot le suelta la sopa: el café tiene Oxy y no es conveniente que el juez se entere de que ha recaído, sobre todo si quiere la custodia de su hijo. Vaya con Elliot, el golpe más bajo contra Olivia.

Olivia se rompe, más que nada porque sabe que superar la adicción no es cosa fácil. Al contrario, es un espiral mortal y por eso ella se corta las venas en el baño. Sin embargo, Elliot la salva a tiempo. Así es como consigue su cometido a un costo altísimo para Olivia. Cuando está por ir con Darlene para ejecutar su plan, unas personas lo arrastran a un auto y lo echan a una cajuela. Sí, es Vera y parece que seguirá presente para complicar los planes de Elliot —aunque lo cierto es que hubiéramos preferido no tener este hilo—.

El siniestro Dark Army

Cuando Darlene está recogiendo algunas cosas de casa de Ángela le pide a Elliot que no deje de avisarle sobre su ubicación, pues la última vez se reencontraron por pura suerte. Cuando la chica está por irse Dom la detiene. A este personaje sí que lo queremos ver, pues tiene mucho trasfondo y lo han llevado por un camino terrible, solitario y difícil. Ahora el Dark Army la tiene bajo sus órdenes, como agente doble, como una más de sus soldados, aunque todo esto obligada porque han amenazado a toda su familia, y ella sabe, mejor que nadie, que los del Dark Army no tienen la menor por compasión con nadie.

El encuentro de Darlene y Dom es brutal. Sabemos que Dom tiene un sentido del deber y de la justicia que no cabe en ese mundo roto —ni en el de la vida real, ¿cuál será peor?— y solo por eso Darlene salva la vida. Aunque por poco tiempo, pues Dom le informa a la siniestra Janice que ha atrapado a la chica y esta le dice que conserve el móvil pero mate a Darlene. Esto pone contra la pared a ambas, se gritan cosas, tocan fondo y finalmente, cuando Dom tiene que apretar el gatillo decide solo golpearla con la pistola. Cuando el tiempo se acaba Dom decide dejar ir a Darlene y le pide que la mate, para acabar con todo. Esto pone a las dos en una situación terrible, vuelven a gritar a enloquecer de angustia y, bueno, Janice y dos militantes del Dark Army llegan al lugar. Darlene ha borrado su móvil, así que no darán con Elliot. Ya veremos que les hará esta terrible mujer.

Así pues, Krysta se quita de encima a Vera diciéndole que encontrará todos los papeles de Elliot en su consultorio. Le dice que con ellos conocerá todo sobre Mr. Robot, "el camino para quebrar a Elliot". Vera se alegra de esto y de ahí se lanza a la calle para secuestrarlo. Eso no habría pasado si Mr. Robot hubiera tomado el control del asunto, pues, como él mismo dice "A Elliot le encanta el papel de héroe". ¿Qué ganaba al ir con Krysta? ¿Creía que su presencia le daría seguridad a esta terapeuta que lo peor que pudo hacer en la vida fue darle cita por primera vez a este hacker antisocial?

El siguiente episodio es el 4x07, "Proxy Authentication Required", en donde al parecer se desarrollará más de este feo asunto de Vera, Elliot y Krysta.

👇 Más en Hipertextual