En 2018, Microsoft sorprendió a los asistentes de su conferencia de prensa en E3 al anunciar la compra de múltiples estudios de desarrollo de juegos. El catálogo de exclusivas fue uno de los puntos débiles del Xbox One en esta generación, algo que busca resolver la empresa ante el lanzamiento inminente de Xbox Scarlett.

Durante el evento X019, el jefe de Xbox Game Studios, Matt Booty, declaró a los medios que Microsoft no comprará más estudios. En una mesa redonda con diversos medios, Booty dijo que la estrategia de expansión ha llegado a su fin, por lo que ahora la mirada está puesta en desarrollar múltiples propiedades intelectuales.

Durante el evento X019 se anunciaron múltiples juegos de los estudios adquiridos por Microsoft. Luego del exitoso The Outer Worlds, el siguiente proyecto de Obsidian es un Grounded, un survival con un toque de Fortnite. Rare también presentó su juego Everwild, un título de exploración con una estética parecida a Breath of the Wild.

InXile mostró un nuevo tráiler de Wasteland 3, el siguiente capítulo del RPG post-apocalíptico que llegará en 2020, mientras que Ninja Theory presentó una versión jugable de Bleeding Edge, un multijugador de peleas de 4 vs 4 en donde podremos elegir a luchadores modificados.

El director de Xbox Game Studios dijo que X019 fue solo el comienzo y que a finales de año anunciarán más títulos de cara a la primavera de 2020. Booty dijo que por primera vez tienen "más juegos no anunciados de los que saben qué hacer", en términos de cuándo serán revelados al público.

El cierre de esta generación de consolas parece ser el más atractivo para Microsoft. Luego de varios años en los que se dependió de Halo, Forza o Gears of War, por primera vez hay más propiedades intelectuales nuevas que se unen a otras franquicias clásicas, como Age of Empires 4 y Microsoft Flight Simulator

👇 Más en Hipertextual