El Ministerio de Defensa ha prohibido internamente el uso de equipos de Huawei (smartphones y tablet) o la conexión a sus sistemas desde alguno de estos equipos, según La Información. Las fuentes consultadas por el medio aseguran que la medida se comunicó en noviembre bajo el asunto "Restricciones al uso de los Sistemas de Información del Ministerio de Defensa" con mandato de enviarse "a todos los órganos de la Jefatura".

Hipertextual ha contactado con el Ministerio de Defensa, pero este, por el momento, no ha emitido una respuesta oficial. El diario La Información, no obstante, señala que fuentes del Ministerio aseguran que "no hay veto alguno a la compañía", sin aportar más explicaciones al respecto.

Las supuestas comunicaciones internas hacen hincapié en el posible uso de dispositivos Huawei particulares para acceder a los sistemas del Ministerio o el correo corporativo. En ese caso, la orden expone que deberán proceder a su "desconexión inmediata".

Estados Unidos ha vertido múltiples acusaciones sobre Huawei, alegando que esta mantiene vínculos con el Gobierno chino y que la expansión de su tecnología podría ser utilizada para llevar a cabo espionaje sobre otras naciones. Aunque estas afirmaciones no han sido probadas públicamente, son varios los países que evalúan la seguridad de los equipos fabricados por el gigante chino, sobre todo de cara a las redes 5G, cuya instalación ya ha comenzado en múltiples lugares.

Actualmente, Huawei es el mayor fabricante de equipos de telecomunicación del mundo, pero también es una de las tres marcas de smartphones más populares. Pese a ello, el Gobierno de Estados Unidos ha incrementado desde 2018 las restricciones en torno a esta compañía alegando que esta constituye un riesgo para la seguridad nacional y la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses.

Las acusaciones y medidas restrictivas –como la inclusión de la compañía en la "lista negra" del Departamento de Comercio– emergen en un momento en el que el país norteamericano disputa una batalla comercial con China, segunda potencia económica del mundo. Muchos aseguran que las restricciones comerciales y de uso impuestas sobre Huawei son una medida de presión en las negociaciones con el país asiático.

Huawei, por su parte, ha negado en múltiples ocasiones las acusaciones vertidas por el Gobierno estadounidense, invitando a quien lo desee a evaluar sus equipos en busca de "puertas traseras" que permitan el espionaje. El fabricante, además, insiste en que esta metodología es injusta para la compañía china y daña la economía global.

👇 Más en Hipertextual