Hace casi un año, Mark Luckie, ex empleado de Facebook, reveló una serie de ataques de discriminación contra trabajadores de color dentro de la empresa. Pese al evidente impacto impacto negativo sobre la imagen de la compañía, la cual constantemente se encuentra rodeada de escándalos, parece que todavía están lejos de solucionarlo. Las medidas tomadas desde aquel acontecimiento no han sido suficientes para erradicar este tipo de situaciones reprobables.

Y es que apenas la semana anterior, un grupo de trabajadores de Facebook ha publicado otra carta para denunciar agresiones racistas en su contra. "Estamos tristes, enojados, oprimidos y deprimidos. Tratados todos los días por medio de micro y macro-agresiones como si no perteneciéramos aquí", expresaron los afectados en un documento compartido en Medium. Cabe señalar que, además de las personas de color, el texto también fue escrito por empleadas latinos y asiáticos.

El problema no es solo con los empleados negros de diferentes géneros. Los incidentes también reflejan comportamientos contra las empleadas latinas y asiáticas.

Según mencionan, constantemente sufren actitudes "agresivas" o "arrogantes" por parte de algunos gerentes, supervisores, encargados de Recursos Humanos e incluso compañeros. "Mientras desayunaba, dos empleados blancos me pidieron que limpiara su desastre. Soy un gerente de programa. Le conté a mi gerente sobre el incidente. Ella me dijo que necesito vestirme más profesionalmente", narra una de las anécdotas.

Blind, la aplicación interna de Facebook para publicar experiencias anónimas, igualmente es usada con el fin de agredir. En algunas capturas de pantalla que incluye la carta, se pueden observar comentarios desagradables como "¿Los negros realmente son maltratados o simplemente les gusta quejarse?", "necesitan superarlo o ir a una compañía diferente. Ya es bastante malo que estemos usando la diversidad como medida para reclutar y bajar nuestros estándares".

Mi gerente pidió directamente al menos a dos colegas que me otorguen comentarios negativos sobre mi evaluación de desempeño para influir en mi calificación final, lo que afectaría negativamente mi compensación total. Mis colegas se negaron y en su lugar remitieron el incidente a Recursos Humanos. Estos no tomaron ninguna medida.

La publicación de la polémica carta coincide con la celebración de Black@, un evento en el que Facebook revela parte de sus iniciativas para apoyar la inclusión en su ambiente laboral y en la propia red social. Indudablemente, los problemas que explican los trabajadores no se alinean con los comunicados de la red social, que constantemente deja ver su supuesto valor y apoyo a cada uno de los empleados.

El racismo, la discriminación, el prejuicio y la agresión no provienen de los grandes momentos. Es en las pequeñas acciones que se acumulan con el pasar del tiempo y se convierten en una cultura donde solo estamos destinados a ser vistos como cuotas, pero nunca escuchados, nunca reconocidos y nunca aceptados.

El escrito explica que, a diferencia de la carta de Luckie, decidieron mantenerse en el anonimato por la siguiente razón: "Nos mantenemos así porque Facebook crea una cultura hostil donde cualquier persona que no sea blanca debe sentir temor por su trabajo y su seguridad para informar cualquier comportamiento malo. Hay poca o ninguna equidad en términos de responsabilidades, calificaciones y revisiones". Señalan que no pueden acudir a medios externos, pues eso podría representar un riesgo para su seguridad y su carrera profesional.

Simplemente no tenemos los recursos para tomar medidas contra Facebook. No podemos permitirnos ser vulnerables externamente porque Facebook nos ha convertido en un objetivo vulnerable internamente. Lo único que podemos esperar en este ejercicio es influir en el cambio al compartir nuestras historias y esperar que nadie más experimente los mismos comportamientos discriminatorios que nosotros.

👇 Más en Hipertextual