El Bitcoin tuvo uno de sus máximos apogeos en las navidades de 2017. Alcanzada la máxima popularidad de la criptomonedas, parece que el intercambio de estas divisas electrónicas iba a ser el futuro, y estaba en boca de todos. Lo cierto es que aunque ahora tienen un mercado estable, la popularidad de la mismas, tanto en volumen de negociación como en precios, no ha vuelto a remontar, pese a que Bitcoin sí que ha alcanzado algún que otro máximo en los últimos dos años.

No obstante, todo parece indicar que los vaivenes y los máximos de esta moneda digital por excelencia no se han venido produciendo por un comportamiento normal del mercado, ya que algunos investigadores apuntan que el boom de esta moneda en las fechas de sus puntos máximos, ha estado motivado por un alzamiento artificial del precio de la misma a través de una manipulación de su negociación.

La investigación, que data del año pasado, fue especialmente controvertida y llegó de la mano de John Griffin, y Amin Shams, profesores de la de la Universidad de Texas y de la Universidad Estatal de Ohio respectivamente, y apuntaban a que el boom del Bitcoin de 2017 estuvo provocado por unos pocos actores del mercado que, usando la criptomoneda Tether, inflaron el precio de Bitcoin tras las recesiones del mercado.

Ambos investigadores dicen ahora a que Bitfinex, un sitio de intercambio de criptomoneda bastante popular con sede en Hong Kong, subieron el precio de Bitcoin cuando caía por debajo de ciertos umbrales utilizando Tether, que es una moneda con una contraparte de dinero fiduciario depositado en reservas -lo que permite que su precio se más o menos estable-.

¿Y cómo usaron Tether para inflar el precio del Bitcoin? Fácil, los investigadores tiene la teoría de que se crean nuevos Tethers sin los dólares para respaldarlos y luego se usan para comprar Bitcoin, lo que lleva a un aumento de los precios. Y sin colateral, y al controlar tanto el sitio de intercambio como la propia moneda el mismo grupo, permitió inflar el precio del Bitcoin a través de un intercambio ciego en el que no existía inyección de capital.

Este patrón solo está presente en los períodos posteriores a la impresión de Tether, impulsado por un solo titular de una cuenta grande, y no observado por otros intercambios. Las simulaciones muestran que es poco probable que estos patrones se deban al azar.

En este sentido, desde Tether han negado la máxima, y lo cierto es que, aunque la investigación es bastante profunda, algunas voces apuntan a que se trata de un conjunto de datos publicados para respaldar una "demanda parasitaria". Las dudas surgen desde el momento en el que Bitfinex y Tether son propiedad y están operados por los mismos ejecutivos, y varios operadores han cuestionado la afirmación de que cada Tether esté respaldado por un dólar estadounidense.