– Nov 27, 2019, 16:21 (CET)

Baby Yoda y la corta historia de los bebés en los grandes éxitos del cine

Baby Yoda se ha convertido en el centro del argumento de The Mandalorian y un éxito en internet, pero también en la más reciente adición de la lista de bebés y criaturas diminutas que han conquistado la imaginación —y el corazón— del público durante las últimas décadas. Hagamos un repaso de buena parte de las criaturas diminutas, adorables e incluso peligrosas que han poblado el imaginario de la cultura.

Los bebés suelen ser un elemento extraño dentro de los argumentos de películas y series: permiten crear un vínculo sensible e intuitivo entre personajes y con frecuencia, son el alivio cómico de argumentos especialmente densos. Pero también pueden tener un lugar y peso propio, como ocurre con el ya iconico Baby Yoda convertido en el centro de la historia de The Mandalorian y también en el foco de interés de fanáticos de todo el mundo. Pero antes de esta curiosa y adorable criatura de orejas grandes y mirada inocente hubo otras tantas que también se convirtieron en diminutas celebridades de la cultura pop:

Baby Yoda: en The Mandalorian

Todavía no tenemos muchos datos sobre su procedencia, importancia y si realmente deberíamos llamarle Yoda. En todo caso, el que parecer ser el último eslabón de una larga cadena de misterios al borde mismo de la galaxia conocida se ha convertido en una adorable parte del canon reciente de Star Wars y quizás, en el juguete más codiciado de las futuras navidades.

Baby Groot: en Guardianes de la Galaxia Volumen II

Marvel Studios

Aunque por algún tiempo se creyó se trataba de una versión en miniatura del difunto pero jamás olvidado Groot, el director James Gunn aclaró que se trataba de en realidad algo más parecido a un hijo de la criatura arbórea que murió protegiendo a a la pandilla galáctica más entrañable del Universo Cinematográfico de Marvel. En el 2014, no solo se robó el corazón, sino también el foco de atención de una película psicodélica, extravagante y lo bastante extraña como para seguir siendo considerada una de las mejores del MCU.

Jack Jack Parr: en *Los Increíbles I y II

los increíbles 2 brad bird pixar
Pixar

*Durante buena parte de la primera película fue el hijo menor de una familia de Super héroes, aparentemente sin otro poder que ser adorable y absolutamente encantador. Pero durante las últimas escenas, dejó claro que era un Parr a toda regla, un hilo argumental que se explotó de manera conveniente en la reciente secuela del film original. Como el hijo más dotado de una familia extraordinaria, Jack Jack puede cambiar de forma, viajar entre dimensiones, hacerse enorme o invisible. Toda una delicia asombrosa, como bien lo diría la imperturbable Edna Moda.

Maggie Simpson: en Los Simpsons, treinta temporadas

Maggie está a punto de cumplir tres décadas de vida, pero sigue llevando un pelele de bebé y su característico chupete. En algunos de lo capítulos en que se profetiza el futuro de la familia más longeva de la televisión se le ve como rockstar, niña rebelde e incluso a punto de contraer matrimonio, con una única salvedad: jamás escuchamos su voz. ¿Una curiosidad? Incluso siendo un bebé, Maggie ha salvado a su familia en más de una ocasión y ha demostrado ser una estupenda conductora, francotiradora e incluso, un artista del escape en compañía de otros bebés de la serie.

Los bebés “Shrek”, de la pentalogía Shrek

Verdes, adorables e inesperados, la familia de Fiona y el Ogro malhumorado conquistaron corazones en la tercera parte de la película al final de Shrek the Third (Chris Miller -2007), en la que el hasta entonces temible, irritable y cínico monstruo verde se convierte en un padre amoroso para los trillizos Farkle, Fergus y Felicia. También pueden vérseles en unas cuentas escenas de Shrek Forever After (Mike Mitchell — 2010), recordándole a su padre todo perdido luego de un momento de furia mágica.

Rugrats, de la serie del mismo nombre del canal Nickelodeon

Los primeros bebés de la televisión en conquistar corazones adultos, no solo se volvieron iconos televisivos sino en parte de la cultura pop, que incluso llegó a brindarles una leyenda urbana propia de tintes macabros que aún puede leerse en algunas páginas de internet. Tommy, Chuckie, Phil, Lil y Angelica se convirtieron en los personajes más famosos del canal Nickelodeon, que incluso llegó a llevar a la pantalla chica un proyecto que seguía su crecimiento a través de los años Rugrats Pre-School Daze y All ¡Creciendo!.

Baby Sinclair, de la serie Dinosaurios de ABC

Como parte de la factoría de Jim Henson, el bebé dinosaurio no solo era especialmente adorable sino lo bastante extravagante, como para convertirse en el centro de una de las series más curiosas de la televisión de los años noventa. Parte esencial de una familia “normal” de la época antediluviana, Baby Sinclair era una extraña combinación de un bebé al uso y también, algo más singular, con su extraña sabiduría de menos de dos frases y su frase insigne “Yo soy el bebé. Tengo que amarme.”

¿Líneas argumentales con el propósito de humanizar historias de diversa profundidad o simplemente, fenómenos de marketing? Sea cual sea el caso, los bebés de las películas y series de televisión seguirán formando parte de la curiosidad colectiva por estas pequeñas criaturas a mitad de lo adorable y lo insólito.