Aunque los Dash Buttons pasaron a mejor vida y Amazon los reconvirtió en botones virtuales, la compañía no quiere dejar pasar ni una oportunidad para la automatización de pedidos, y se ha sacado de la manga una nueva versión de este concepto automático pero abriendo la puerta a un sin fin de productos. ¿Cómo? En vez de utilizar un simple botón, a la compañía se le ha ocurrido un truco algo más ingenioso: utilizar el peso para determinar cuándo hay que hacer un pedido.

Para ello, Amazon ha presentado la Dash Smart Shelf, una suerte de báscula inteligente conectada a Wi-Fi que se conecta a los servicios de compras de Amazon y puede realizar pedidos automáticamente de los suministros cuando se agoten, puesto que al medir el peso que tiene sobre ella, es capaz de saber cuándo se están agotando.

Diseñada específicamente para pequeñas empresas y pequeños suministros, como folios, bolígrafos u otros productor de este tipo, el sistema analiza el peso en tiempo real para determinar cuando es demasiado bajo y ordenar a la tienda más stock de dicho producto automáticamente. También se puede configurar para que dispare una notificación en vez de realizar el pedido automáticamente, por lo que también puede servir para gestionar este tipo de suministros.

De momento, la compañía ha lanzado este producto para empresas junto con ofertas especiales si se usa este sistema, de hasta el 15% para artículos como café Keurig, Folgers y Nestle Coffee-Mate, Sacks Kind, bolígrafos Bic, o Post-it Notes de 3M...

Eso sí, el servicio solo es compatible con empresas, y no está muy claro si va a estar disponible, a corto plazo, fuera de los Estados Unidos.

👇 Más en Hipertextual