En la última década, los programas de entrenamiento de atención plena corporativos han aumentado su popularidad. Según una encuesta nacional de grandes empresas realizada este año en Estados Unidos, el 60 por ciento de las organizaciones ofrecen cursos de yoga o meditación a sus empleados. En Google, por poner un ejemplo, miles de empleados han pasado por el programa “Search Inside Yourself” (Busca dentro de ti mismo) que ofrece la empresa.

La atención plena, que está arraigada en el budismo, se define en la psicología occidental como la conciencia no crítica del momento presente.

Mejor trabajador

Existe abundante y bien establecida evidencia que respalda los beneficios de introducir algún tipo de práctica, ya sea yoga, tai chi o simplemente meditación, en la cotidianidad del día a día. Reducción del estrés, mejoras en la función de la memoria y la capacidad de concentración, y la disminución de la reactividad emocional, son solo algunos de los beneficios que puede aportar la práctica de atención plena.

Los investigadores concluyeron que incluso unos pocos minutos de meditación al día, pueden hacer que las personas sean más serviciales y productivos en su entorno laboral.
Pero de acuerdo a los resultados de una reciente investigación, hay algo más que la atención plena puede hacer: mejorar tu comportamiento como trabajador.

Para llegar a esta afirmación, un equipo de investigación conformado por científicos de varías instituciones, realizó un seguimiento a los trabajadores de una compañía de seguros estadounidense y un centro de consultoría de tecnologías de información de la India.

En cinco experimentos, los investigadores probaron si un estado psicológico de atención, inducido usando materiales de meditación seculares, mejora el comportamiento prosocial en entornos relacionados con el trabajo.

Del mismo modo, el equipo exploró si este efecto de la atención se extiende a la ayuda proactiva o no, y también examinó los mecanismos de la atención plena sobre el comportamiento prosocial.

Más serviciales y productivos

El argumento para articular la atención plena con la productividad en el entorno laboral se fundamenta en el nivel de importancia que tiene el trabajo en nuestras vidas; por lo tanto, es razonable que le dediquemos tanta energía física y mental como sea posible.

En Google, por ejemplo, miles de empleados han pasado por el programa “Search Inside Yourself” (Busca dentro de ti mismo) que ofrece la empresa.
Como explica la investigadora Lindsey D. Cameron, profesora en la Universidad Estatal de Pensilvania y coautora del estudio:

“Pasamos más tiempo en el trabajo de lo que realmente pasamos con nuestra familia, y a veces puede haber fricciones. Las personas trabajan en equipos, por lo que la atención plena puede actuar como un amortiguador para mejorar la coordinación y el funcionamiento relacional”.

Una vez analizados los resultados de los experimentos, los investigadores concluyeron que incluso siete u ocho minutos de meditación al día pueden hacer que las personas sean más serviciales y productivos en su entorno laboral.

Los resultados de la investigación indican que la atención plena del estado secular puede hacer que las personas estén más orientadas a los demás y sean más útiles. Este beneficio se mantiene incluso en el lugar de trabajo, donde ser útil para los demás puede enfrentar limitaciones, pero sin embargo es de gran importancia.

Referencia: Helping People by Being in the Present: Mindfulness Increases Prosocial Behavior. Organizational Behavior and Human Decision Processes, 2019.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy