Después de que se suspendieran los vuelos de todos los Boeing 737 MAX otra variación de la familia de aviones parece tener problemas graves. Durante una conversión de tres 737 NG (Next Generation) a carguero, los operarios detectaron grietas en una de las piezas que une el fuselaje a las alas.

La pieza, que en teoría está diseñada para durar más de 90.000 ciclos de vuelo —es decir: despegues y aterrizajes—, presentaba "severos daños" con menos de la mitad de su vida útil. Los 737 NG cuentan con cuatro de estas piezas. La noticia fue originalmente reportada por KOMO News.

Una de las fuentes consultadas en el reporte original asegura que Boeing, después de encontrar el fallo en uno de los aviones, avisó a la FAA (Administración Federal de Aviación o Federal Aviation Administration) de Estados Unidos, pero ahora se ha encontrado el problema en más aeronaves.

Boeing ha confirmado la existencia del problema: "La seguridad y calidad son nuestras dos prioridades principales. Hemos notificado a la FAA y estamos en contacto con los operadores del 737 NG que encontraron grietas en un grupo pequeño de aviones que están siendo modificados".

Ahora la FAA y Boeing obligarán a que todas las aerolíneas que operan el 737 NG a revisar estas piezas en menos de 7 días si el avión cuenta con más de 30.000 ciclos. En caso que sean entre 22.500 y 30.000, también estarán obligados a hacer la revisión, pero con más tiempo.

Por el momento no hay reportes de daños o perjuicios durante vuelos comerciales, pero cabe la posibilidad que se hayan operado vuelos, con personas a bordo, en aviones con las grietas en la pieza en cuestión.

Vale la pena recalcar que dicha pieza, de lejos, no es la única responsable de mantener las alas unidas al fuselaje del avión. Además es posible reemplazarlas para que el avión siga operando. Boeing tiene a más de 100 aerolíneas como clientes del 737 NG, incluyendo a American Airlines, Delta Airlines o RyanAir. Las variaciones correspondientes son 737-700, 737-800 y 737-900.

👇 Más en Hipertextual