Han pasado casi 13 años desde que Renaud Visage, junto a Julia y Kevin Hartz, crease lo que hoy se conoce como Eventbrite. A día de hoy es una de las compañías de venta de entradas para eventos y ocio con más presencial a nivel global. "Ha cambiado mucho el negocio desde que llegamos", cuenta a Visage a Hipertextual, "había algunas grandes empresas para la organización de los grandes eventos, pero poco o nada para el mercado mediado". La historia de éxito de la tecnológica atrae las miradas de cientos de seguidores en todos los eventos de emprendedores del mundo. Para el South Summit 2019, Visage es uno de esos casos de éxito en la industria de las entradas a eventos.

Tanto ha cambiado el ecosistema desde su concepción que hoy se encuentran en 170 países bajo la idea de que "cualquier persona, en cualquier lugar del planeta, puede organizar eventos y vender entradas", añade. Eso les ha traído cosas buenas y, muy especialmente, competencia: "Hemos notado que el sector se ha vuelto mucho más competitivo en los diferentes lugares en los que estamos, pero creo que es un gran testimonio de la salud de la industria, en la que jugamos un papel muy importante para hacerlo posible", explica Visage.

¿Cuál es la fórmula de la Coca-Cola o del éxito? Buena pregunta. Ahora bien, ¿cuál ha sido la forma de crecer y mantener su posición para Eventbrite? La compañía marcó una pauta desde hace tiempo allá donde encontraban un potencial ganador bien apalancado: las compras.

Con un total de 9 desde su concepción, entre las que podemos encontrar a Ticketfly o Picatic como sus última operaciones, hay una que destaca por encima de todas. En 2018, Eventbrite se hacía con la enseña española Ticketea. Una operación que se estimó en aquel momento por un valor de 10 millones de euros aproximadamente y que se fundamentó en una relación a largo plazo.

Fundada en 2009 por Javier Andrés fue prácticamente en los orígenes de su empresa cuando Visage se cruzase en la vida del fundador español. "Nos mantuvimos en contacto a lo largo de los años, luego tomamos la decisión estratégica de invertir en España y fue algo natural porque lo conocíamos desde hace mucho tiempo. Sabíamos que podían ejecutar porque habían construido un negocio muy fuerte en España", nos explica. Ahora, cuentan, la integración de los equipos está completamente terminada después de un largo proceso que ya tienen testado tras todas las compras realizadas. Compras que, de momento, no sumarán nuevos miembros ya que que sigue siendo "una opción si se alinea con los objetivos estratégicos de la compañía".

Tras el talento en España

Algunos, como FreeNow (MyTaxi), eligen Barcelona para la apertura de sus centros de innovación de cobertura internacional. Amazon se decidió por Madrid. Eventbrite, tras la compra en 2018, decidió que la capital española sería su punto de conexión con el resto de Europa. En marzo de 2019 anunciaban su propia versión de Silicon Valley, pero más barata. "Ya no podemos encontrar talento en Silicon Valley por su elevado precio", explican, "así que nos fijamos en otros lugares capaces de atraer ese talento". Además, España es por clima y cultura es capaz de atraer mucho talento internacional; en contraposición a Reino Unido donde "hay mucha incertidumbre y la gente está buscando opciones de salida".

No todo se debe quedar en California, explican. La caída de Reino Unido y los elevados precios del Valle, han generado "un apetito de inversión para las nuevas empresas conocidas de Silicon Valley fuera de sus fronteras: Alemania se está posicionando y Francia es muy activa para atraer innovación", analiza. Bajo su punto de vista, España no se queda atrás en esa carrera por retomar posiciones.