El veto impuesto por el Gobierno de Estados Unidos a Huawei ha generado cuestionamientos de algunas empresas que hacen negocios con la tecnológica china. Una de ellas es Microsoft, de quien su presidente, Brad Smit, ha exigido pruebas concretas a la administración de Donald Trump.

Smith, quien se desempeña también como director legal de la empresa, dijo hace un tiempo a Bloomberg que solicitó a los reguladores estadounidenses que sean abiertos respecto a la evidencia del presunto comportamiento ilícito de Huawei.

El presidente de Microsoft reveló que las respuestas no son concretas y se limitan a señalamientos del tipo "Bueno, si supieras lo que sabemos, estarías de acuerdo con nosotros". Smith fue más allá al criticar al mismo Donald Trump dando a entender que él debería saberlo mejor que nadie, ya que tiene experiencia en la industria hotelera.

Es como decirle a una compañía hotelera que puede abrir sus puertas, pero no comer camas en sus habitaciones de hotel.

Ante esto, cinco senadores del Partido Republicano enviaron una carta a Smith detallando las razones por las que Huawei se mantiene en la lista negra, dividiéndolas en actividades de espionaje, robo de tecnología y guerra económica. La misiva toca algunos puntos que se han tratado con anterioridad, como los subsidios del gobierno de China o el robo de tecnología a T-Mobile a principios de año, que desató la guerra contra la empresa china.

Senadores dicen que existe más información, pero solo el FBI podría ofrecerla

También se habla de las actividades de espionaje, en donde se acusa al fundador de Huawei, Ren Zhengfei, de ser miembro del partido comunista chino (CCP), quien mantiene personal en las oficinas de Shenzhen. También señala a Huawei de colaborar con gobiernos para espiar a oponentes, o de financiar la construcción de las oficinas de la Unión Africana, en donde robó información durante cinco años.

Los políticos estadounidenses solo ofrecen datos públicos, aunque revelan que existe más información confidencial que apoya el veto. Esta evidencia podría ofrecerse a Microsoft y a las empresas afectadas por otros medios — el FBI, por ejemplo — abriendo la puerta a una reunión posterior.

A pesar de que el gobierno de Donald Trump levantó el veto y permitió a Huawei seguir haciendo negocios con algunas empresas norteamericanas hasta noviembre, el Departamento de Comercio de Estados Unidos no ha aprobado nuevos acuerdos. El ejemplo más reciente es el Huawei Mate 30, que no podrá contar con los Servicios de Google y que verá afectada su distribución a nivel mundial.