Suele decirse a las personas que trabajan al aire libre que en verano tengan cuidado durante las horas centrales del día, con el fin de evitar insolaciones y golpes de calor. También se aconseja utilizar protección solar, incluso si el día está nublado. Pero lo que nadie suele avisar es que se tenga cuidado con prendas de trabajo que puedan sobrecalentarse y ocasionar quemaduras.

Así dicho, parece más bien un mensaje dirigido a caballeros de le edad media, con armaduras y cotas de malla, pero lo cierto es que puede ocurrir con indumentarias tan comunes como los chalecos y chaquetas de alta visibilidad. Es precisamente lo que le pasó recientemente a un hombre australiano, cuyo caso, descrito en Medical Journal of Australia, es el primero de este tipo que se ha reportado en una publicación científica.

Quemaduras de primer grado

Un hombre de 40 años, residente en la ciudad australiana de Perth, llegó a su casa después de un día de trabajo con un molesto dolor en la espalda. Enseguida se quitó la chaqueta de alta visibilidad que había llevado durante la jornada, en busca de alguna señal que indicara el origen de su padecimiento. Y así fue, pues justo en la parte de la piel que había estado en contacto con la tira reflectante de la prenda había aparecido una erupción cutánea, de un intenso color rojo.

Lógicamente, no tardó en dirigirse al hospital, donde le diagnosticaron quemaduras de primer grado. Según ha explicado en declaraciones a IFL Science la doctora que lo atendió en el Hospital Sir Charles Gairdner, Ioana Vlad, este es un caso sin precedentes en la literatura médica.

La chaqueta que causó las lesiones al paciente tenía dos bandas reflectantes, una en la espalda y otra a la altura de la cintura. Sin embargo, fue la superior, más ajustada y pegada al cuerpo, la que ocasionó el problema, al sobrecalentarse a causa de la radiación solar.

Los propios fabricantes advierten que las tiras pueden derretirse o arder por este motivo, pero no se había documentado aún ningún caso en el que el usuario tuviese que acudir a urgencias por quemaduras en la piel.

Ahora, con la publicación de este nuevo estudio, los trabajadores que utilicen este tipo de indumentaria disponen de un motivo más para evitar el sol. Además, ante cualquier molestia a la altura de las bandas reflectantes deberían comprobar que no está comenzando a generarse una quemadura.