American Horror Story: 1984 sigue emitiéndose cada semana y con cada episodio el nivel de horror ha ido creciendo. Las referencias al cine slasher continúan y poco a poco se ha ido desenredando una historia mucho más complicada de lo que imaginamos. El episodio 9x04 se tituló: "True Killers".

Te recomendamos no seguir leyendo si no has visto el nuevo capítulo.

Recordemos que en el episodio "Slashdance" fue revelado que Montana y el Merodeador se conocen y que, peor aún, habían planeado el asesinato de Brooke. Con un flashback típico de AHS se nos contó que Richard conoció a Montana en una extraña clase nocturna de aeróbics. Él le ofreció un "regalo" bastante peculiar —el asesinato a sangre fría de un alumno molesto—, y el amor —o lo que se de en estos casos— floreció entre ellos. Él le dice que no la matará a ella pero que puede matar a quien ella quiera. Montana no pierde oportunidad y aprovecha la oferta del asesino, le dice que quiere que acabe con la culpable de la muerte de su hermano, es decir a Brooke, y es que una de las víctimas del novio celoso psicópata de Brooke era el hermano de Montana —acá surgen varias preguntas ¿cómo es que ellas no se conocían?, ¿por qué Montana culpa a Brooke si el que disparó fue el novio loco?—. En fin, ese es el móvil de Montana y, por consiguiente, de El Merodeador.

Es por eso que ambos se conocen y están coludidos en este campamento sangriento, para atacar a Brooke, la scream queen de la temporada. Pero esta revelación se queda corta con las que le siguieron en este episodio en donde, como su nombre lo indica, se revelan los "verdaderos asesinos". Y es que, para resumir, todos están ahí por razones distintas a las que declararon en un principio: Rita es una científica muy siniestra, Montana y Richard están ahí para matar a Brooke, Brooke para huir de su pasado, Xavier para huir de su jefe que lo prostituye, Chet para huir de su responsabilidad en la muerte del novato... pero hay mucho más.

Sin duda la más siniestra es Margaret, pues ella no era la jovencita sobreviviente a la masacre de Mr. Jingles que vimos al principio de la temporada, sino que formaba parte del staff del campamento y odiaba a los visitantes, sobre todo a aquellos que eran groseros con el personal. Lo más sorprendente es que Mr. Jingles resultó ser la víctima, pues la verdadera asesina fue Margaret. Porque además de perpetrar los múltiples asesinatos inculpó al conserje que se mostraba manso y dócil con ella. Cuando Mr. Jingles por fin llega con Margaret —que se pone a rezarle a las fuerzas oscuras— ella le dispara.

¿Y por qué mató a todas esas personas Mr. Jingles si solo quería vengarse de Margaret? En gran medida porque el hombre fue sometido a todo tipo de tratamientos psiquiátricos y, como estamos en el universo de American Horror Story estos no pueden ser más que terribles, entonces el "pobre" está confundido pero sobre todo muy furioso. Eso sí, de nada sirven tantas amenazas pues Margaret le dispara a quema ropa y muere. Aunque más tarde Xavier lo ve en un puente, recordemos que el campamento es bastante extraño, pues el amigo de juventud e Margaret sigue habitando el lugar y no sabía que había muerto. ¿Redwood Camp es una especie de purgatorio?

Es destacado cómo fue presentado este episodio lleno del horror más slasher que hayamos visto desde hace mucho tiempo. En este capítulo todos pelean, todos se atacan, cuchilladas, estacas, sangre, tripas de fuera, gente horneada viva y una historia cada vez más elaborada y enredada. Como si esto no fuera poco en el final vemos como Richard —que fue asesinado por Mr. Jingles— revive, quién sabe si por las fuerzas diabólicas a las que le rezaba, por la naturaleza supernatural del campamento o algunas otras causas que aún desconocemos.

En fin, este episodio nos deja en un terreno muy fértil para más horror de campamento sangriento y, seguramente, para más travesuras de Ryan Murphy y Brad Falchuk.

El próximo capítulo de American Horror Story: 1984 se llama: "Red Dawn".

👇 Más en Hipertextual