Tras el éxito cosechado con los AirPods de primera y segunda generación, Apple ha decidido expandir su catálogo de auriculares inalámbricos con el lanzamiento de los AirPods Pro, repletos de tecnologías innovadoras como la cancelación de ruido activa, un sonido de mayor calidad y la resistencia a líquidos.

No obstante, los nuevos AirPods Pro no llegan para reemplazar a los AirPods de segunda generación presentados a comienzos de 2019. La idea del fabricante, en realidad, es aumentar el abanico de opciones disponibles y poner a disposición de los clientes un tipo de auricular más avanzado que satisfaga las necesidades de los usuarios más exigentes. Así queda el nuevo catálogo:

AirPods Pro AirPods con estuche de carga inalámbrica AirPods
249 dólares / 279 euros / 5.499 pesos 199 dólares / 229 euros / 4.499 pesos 159 dólares / 179 euros / 3.599 pesos
Ajuste a medida Ajuste universal Ajuste universal
Cancelación activa de ruido - -
Ecualización de sonido adaptativa - -
Chip H1 Chip H1 Chip H1
"Oye Siri" siempre activo "Oye Siri" siempre activo "Oye Siri" siempre activo
Resistentes al sudor y al agua - -
Hasta 4,5 horas de reproducción de audio con la cancelación de ruido activa Hasta 5 horas de reproducción de audio Hasta 5 horas de reproducción de audio
Más de 24 horas de reproducción de audio con el estuche de carga Más de 24 horas de reproducción de audio con el estuche de carga Más de 24 horas de reproducción de audio con el estuche de carga
Estuche de carga inalámbrica Estuche de carga inalámbrica Estuche de carga estándar

Diseño y tamaño

AirPods

Los nuevos AirPods Pro cuentan con un diseño diferente al de la generación previa. No son tan altos, tienen un cuerpo algo más ancho y pesan un poco más (1,4 gramos más, para ser exactos). Además, cuentan con moldes de silicona –que permiten sellar el pabellón auditivo y reducir el nivel de ruido que se adentra en el interior del oído– y una serie de aberturas que regulan automáticamente la presión del interior del oído –para reducir la fatiga habitualmente generada por los auriculares de tipo in-ear–.

Los AirPods de segunda generación, en cambio, son algo más esbeltos y optan por un diseño de botón mucho más simple, el cual se caracteriza por su comodidad pero no por el nivel de aislamiento. La caja en la que se almacena, además, es más compacta que la de los AirPods Pro, que crece a lo ancho respecto a los de segunda generación.

El cambio de diseño y el mayor tamaño de la caja responde, principalmente, a dos razones: el sistema de cancelación de ruido activa y los nuevos componentes internos –que mejoran el sonido, entre otras cosas–. Para eliminar los sonidos exteriores, resulta fundamental aislar el pabellón auditivo, algo que, en este tipo de auriculares, solo se puede lograr mediante moldes de silicona intra-aurales. Apple, además, ha tenido que alterar la estructura interna del auricular para albergar nuevos componentes de sonido, micrófonos más avanzados, procesadores y rejillas de regulación de presión, entre otros componentes. Esa es la razón por la que los AirPods Pro no siguen el mismo molde que el resto de modelos.

Cancelación de ruido activa, modo “transparencia” y mejor sonido

El sistema de cancelación de ruido requiere un correcto aislamiento del pabellón auditivo, pero ese es solo uno de los dos ejes que intervienen en el sistema. La otra parte está relacionada con los micrófonos y los algoritmos de procesamiento, que anulan el ruido restante.

En los AirPods Pro, el funcionamiento de esta tecnología es relativamente complejo, aunque se puede resumir en dos pasos:

  • En primer lugar, un micrófono exterior recoge el ruido del entorno, el algoritmo lo procesa y transmite a nuestro oído una señal equivalente pero de amplitud opuesta. De esta forma, se “anula” el ruido y nuestro tímpano únicamente percibe el sonido de la música.
  • En segundo lugar, un micrófono situado en el interior del auricular capta la señal ya procesada que se adentra en nuestro pabellón auditivo, la analiza y anula los ruidos de menor escala que el primer micrófono no logró eliminar por completo. De esta forma, el auricular puede eliminar incluso los ruidos más ínfimos.

Este proceso se ejecuta unas 200 veces por segundo, según explica Apple, por lo que se podría decir que el auricular analiza constantemente las señales de audio exteriores e interiores para ofrecer la mejor cancelación de ruido posible.

Los AirPods Pro, además, analizan en segundo plano la geometría de la oreja para ecualizar el sonido de la mejor forma posible. También realiza un análisis de la oreja de forma automática y recomienda al usuario qué molde de silicona –de los tres que se incluyen en la caja– es el más apropiado para su oído.

La cancelación de ruido es regulable, como en otros auriculares de su categoría. Apple, además, ha diseñado un modo “transparencia” que permite escuchar ciertos sonidos exteriores y, por consiguiente, estar alerta del entorno. Esto resulta útil para hablar con personas o escuchar los sonidos del tráfico y evitar posibles accidentes al circular por una vía muy transitada.

En lo que a sonido se refiere, Apple ha incorporado, además de la ecualización dinámica, un nuevo controlador de alta excursión y un amplificador de alto rango dinámico, ambos diseñados a medida por la compañía. Estos dos componentes deberían mejorar significativamente la calidad del sonido proporcionada por los auriculares.

Todas estas características no están presentes en los AirPods de segunda generación, carentes de cancelación de ruido activa y con un sistema de sonido de menor calidad. Sí que cuentan, eso sí, con el chip H1 para procesar las peticiones a Siri y entablar las conexiones con los diferentes dispositivos vinculados a iCloud, entre otras cosas.

Autonomía y carga

Los AirPods Pro ofrecen la misma autonomía que los AirPods de segunda generación: 5 horas de uso y más 24 horas haciendo uso del estuche de recarga y almacenamiento. No obstante, si la cancelación de ruido se activa, la autonomía de los Pro se ve reducida en 30 minutos hasta las 4,5 horas.

Los AirPods Pro pueden recargarse inalámbricamente mediante una base de carga Qi, como los AirPods de segunda generación –si se adquieren con este estuche compatible–. En ambos casos, también pueden conectarse a una toma de corriente estándar a través del puerto lightning.

Sensor de presión, controles táctiles y resistencia a agua

Otra diferencia entre los AirPods Pro y los AirPods de segunda generación es el sistema de control por gestos. Mientras que la versión estándar únicamente reconoce una pulsación doble (que puede configurarse para realizar diversas acciones), los Pro reconocen hasta cuatro gestos diferentes: un toque, dos toques, tres toques y presión. Este último permite alternar entre la cancelación de ruido activa y el modo “transparencia”.

Por último, los AirPods Pro cuentan con certificación IPX4, por lo que resisten el sudor y el contacto momentáneo con líquidos. Los AirPods de segunda generación, según varias pruebas, también resisten contactos momentáneos con líquidos, pero ni cuentan con certificación expresa ni Apple los califica como resistentes, por lo que no resulta recomendable hacerlo.

Precio

Los AirPods Pro tienen un coste de 249 dólares en Estados Unidos, mientras que los AirPods de segunda generación se comercializan por 199 dólares con el estuche de carga inalámbrica y 159 dólares sin este. En España, los precios son 279 euros, 229 euros y 179 euros, respectivamente. En México, las cifras son 5.499 pesos, 4.499 pesos y 3.599 pesos.