La respiración es un proceso que hace posible la vida de muchos organismos y cada especie tiene su estructura única de sistema respiratorio. Los humanos respiran por medio de los pulmones, al igual que otros mamíferos y los reptiles. De manera similar, los reptiles respiran a través de la piel y también con los pulmones, mientras que los peces tienen branquias ocultas a los lados de sus cabezas.

Pero ahora una serpiente ha llamado la atención de los investigadores en cuanto a este tema. A pesar de ser un reptil, la serpiente marina de bandas azules (Hydrophis cyanocinctus), una especie tropical, cuenta con una compleja configuración de vasos sanguíneos en su cabeza que le permiten respirar, siendo este un sistema bastante diferente al de otras especies conocidas.

Una serpiente con vasos sanguíneos similares a branquias

Las serpientes marinas de bandas azules son bastante venenosas, y suelen vivir en las aguas tropicales del sudeste asiático. Frecuentan las aguas cálidas típicas de las costas y las zonas en las que haya arrecifes de coral, entre los cuales suelen nadar.

Crédito: Alessandro Palci

Como es de esperar, estas con frecuencia emergen hacia la superficie del agua para respirar, a pesar de que están clasificadas como vertebrados completamente acuáticos. Pero la nueva investigación ha revelado que su vida en el agua está permitida por un complejo sistema de vasos sanguíneos ubicados en su cabeza que le permiten extraer oxígeno adicional para sobrevivir mientras se sumerge y pasa ciertos intervalos bajo el agua.

Pero ahora los científicos creen que, durante la inmersión, esta especie usa esta extensa red cardiovascular, denominada como red vascular cefálica modificada (MCVN), para absorber el oxígeno del agua circundante, de manera similar a las branquias para los peces. Así lo ha indicado el Dr. Alessandro Palci, un visitante investigador en la Universidad de Alberta de Canadá y autor principal de esta investigación.

“Por primera vez, describimos esta red vascular cefálica modificada (MCVN) que proporciona a esta serpiente marina un suministro complementario de oxígeno al cerebro durante la inmersión. Básicamente, encontramos que esta serpiente marina usa la parte superior de su cabeza como una branquia para respirar bajo el agua”.

La red vascular está ubicada justo debajo de la piel del hocico y la frente de la serpiente, y aunque es estructuralmente muy diferente a las branquias de los peces y los anfibios, esta logra cumplir funciones bastante similares.

Los autores indican que este sistema vascular en la cabeza de la serpiente marina de bandas azules es resultado de un mecanismo de adaptación que le ha permitido congeniar con un estilo de vida completamente marino, “incluida la capacidad de absorber oxígeno a través de su piel“.

De modo que este reptil tropical probablemente puede permanecer sumergido en las aguas del mar durante períodos de tiempo mucho más prolongados en comparación con otros gracias a este complejo mecanismo de respiración.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy